Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur

Movimientos, grupos, colectivos y organización de mujeres

Presentación

as mujeres se han organizado para alcanzar metas comunes. Su organización en ocasiones tiene como eje la perspectiva de género o algún tipo de feminismo implícito, aunque en otros casos, no existe tal posicionamiento, pero sí una causa común que las lleva a organizarse de diferentes formas para generar soluciones. Generalmente, la organización de mujeres se da a través de pequeños grupos o colectivos que, en ocasiones, sumando fuerzas, llegan a convertirse en movimientos de trascendencia mundial. Como lo es el caso de las Abuelas de Plaza de Mayo, grupo de mujeres que se unió por la búsqueda de las y los nietos desaparecidos en la dictadura argentina y que terminó tomando tal fuerza que ahora es una institución encargada de restituir identidades, promover derechos humanos y crear las condiciones para impedir se cometa nuevamente ese crimen de lesa humanidad, convirtiéndose en un referente mundial.

Los grupos organizados de mujeres, con sus propios significados, formas de resistencia, exigencia de derechos, búsqueda de accesibilidad al poder y los recursos o al sistema de justicia, son lo que ha permitido visibilizar y comprender las fallas de los espacios en los que aún no existen condiciones equitativas, sea por falta de derechos o por omisión o negligencia en caso de estar debidamente establecidos. Como ejemplo de esto, algunos grupos de mujeres organizadas se han enfocado a la restitución de identidad de las víctimas de diversas formas de violencia considerando, además, la exigencia a la verdad y la preservación de la memoria. Pensemos en la situación de violencia que se vive actualmente en México, donde diversos grupos de mujeres, particularmente de madres, buscan con sus propios recursos y estrategias, a los hijos e hijas víctimas de desaparición forzada o por particulares: Rastreadoras de Sinaloa, Colectivo Solecito de Veracruz, Madres de Fe de Ciudad Juárez, por mencionar solo algunos ejemplos.

De igual manera, hay quienes restituyen también identidades, aunque de diferente manera. Aquellas quienes investigan evidenciar la participación de las mujeres que se adscribieron a movimientos formados mayoritariamente por hombres, como las resistencias y grupos guerrilleros contra el Estado o el sistema político y económico, mientras que otras buscan dar cuenta del nombre de las mujeres y de su aportación en la generación de conocimiento para la ciencia y tecnología, pues hasta hace poco, varios nombres de mujeres y su influencia en los distintos espacios habían permanecido al margen de la narrativa de los hechos, generándose formas de participación diferenciadas por razón de sexo y género, invisibilizando su contribución en distintos sectores. Otras, se organizan para generar condiciones para que las niñas y adolescentes accedan a las distintas áreas del conocimiento o para evitar el rezago educativo por cuestión de sexo y género, situación que, al día de hoy, prevalece en algunos lugares.

Las formas de organización de mujeres han logrado en muchas ocasiones el apoyo popular o de otros grupos, sumando fuerzas para alcanzar los objetivos establecidos, aunque en otros casos, han generado el rechazo, o peor aún, indiferencia a causas que se consideran justas o de equidad de derechos, pero que aún hay que exigir. Algunos movimientos de mujeres cuyos objetivos se centran en el reconocimiento a varios de sus derechos han logrado tal fuerza, que han hecho surgir otros grupos que buscan limitarlos o frenarlos por completo: el movimiento marea verde que busca legalizar el derecho de cada mujer a decidir sobre su propio cuerpo en cuestión de derechos reproductivos y sexuales, generó que surgiera el movimiento marea celeste o en contra de este derecho. De igual manera, se ha visto que al promoverse las denuncias contra acoso y violencia sexual, surgen detractores que desde formas altamente peyorativas y misóginas, buscan minimizar la violencia ejercida o incluso, culpar a las mismas mujeres por haberla vivido, tal es el caso de las denuncias públicas, aunque no necesariamente frente a las autoridades correspondientes, que se realizaron en distintas plataformas de Internet desde la etiqueta #MeToo, iniciadas en Estados Unidos y que se replicaron en varios países de Latinoamérica.

Así, la organización de las mujeres, en pequeños grupos o colectivos locales, impulsan pequeñas acciones que permiten visibilizar problemas de gran impacto, muchas veces, generando estrategias para señalar obstáculos que enfrentan ellas mismas o que conciernen a la sociedad entera. Del apoyo que obtengan, dependerá la trascendencia o incidencia que tengan en otros espacios, permitiendo adoptar medidas para promover sus derechos y desarrollar políticas públicas o modificación a los códigos legales. Gracias a la organización de diversos sectores de mujeres, se logró aprobar en México la Ley Olimpia a fin de castigar la difusión de imágenes y videos de contenido sexual de una mujer sin su consentimiento.

Las reformas o modificaciones a los códigos legales, la promoción de políticas públicas con perspectiva de género, son producto del esfuerzo de miles de mujeres que, desde las calles, la academia o las curules, han luchado para visibilizar la violencia en muy distintos ámbitos que aún viven las mujeres, exigiendo la intervención del Estado, promoviendo la participación, reflexión y educación de la sociedad para erradicar cualquier forma de violencia.

Lo anterior, se ha logrado gracias a que las mismas mujeres generan redes de colaboración que permitan erradicar la desigualdad, visibilizar problemáticas particulares de ellas mismas o de la sociedad en general, que van desde lo local y regional, hasta lo global, elaborando estrategias cada vez más estructuradas que involucran a sectores más amplios, por lo cual, se considera determinante comprender las estrategias, el posicionamiento político, ético y social bajo el cual se han organizado las mujeres a fin de establecer su incidencia en la sociedad.

La organización de mujeres en los muy distintos aspectos que ha abarcado su gestión, ha construido una agenda muchas veces desde la lucha contra la hegemonía que invisibilizó y naturalizó las violencias, incluso estructurales o promovidas desde las mismas instituciones del Estado, pero que son parte de lo que ha permitido avanzar en cuestión de igualdad a fin de impulsar un verdadero desarrollo homogéneo para la sociedad entera.  En este número de la Pacarina del Sur, se muestran tan solo algunos de los muchos casos en los que las mujeres se han organizado por causas comunes que conciernen a la sociedad.

 

No Somos Pollos. Recuento y reflexiones de los hechos, un caso de acoso virtual en Guadalajara

 

No Somos Pollos. Recuento y reflexiones de los hechos, un caso de acoso virtual en GuadalajaraGabriela Gil Veloz

Ver artículo Visto 1191 veces

Nuestro derecho a decidir

 

Nuestro derecho a decidirCecilia Guadalupe Neubauer

Ver artículo Visto 1136 veces

Somos una voz de hilo y aguja que no se calla: autoetnografía de un proyecto de preservación de la memoria a través del bordado, el caso del colectivo Bordeamos por la paz de Ciudad Juárez

 

Somos una voz de hilo y aguja que no se calla: autoetnografía de un proyecto de preservación de la memoria a través del bordado, el caso del colectivo Bordeamos por la paz de Ciudad JuárezHazel Dávalos-Chargoy

Ver artículo Visto 1069 veces

Líneas de protesta: análisis del contenido de la campaña “Cartas de mujeres” de Perú

 

Líneas de protesta: análisis del contenido de la campaña “Cartas de mujeres” de PerúJosé Ramos López

Ver artículo Visto 1744 veces

De los mecanismos de las mujeres a una igualdad de género sustantiva en ciencia y tecnología

 

De los mecanismos de las mujeres a una igualdad de género sustantiva en ciencia y tecnologíaE. Liliana Chaparro Vielma y Sandra Bustillos Durán

Ver artículo Visto 1093 veces

Vivas nos queremos: feminicidio y resistencia feminista en tres ciudades latinoamericanas

 

Vivas nos queremos: feminicidio y resistencia feminista en tres ciudades latinoamericanasMarisol Anzo-Escobar

Ver artículo Visto 1184 veces

Sangre Violeta: la radio comunitaria como espacio de aprendizaje y articulación de la lucha feminista

 

Sangre Violeta: la radio comunitaria como espacio de aprendizaje y articulación de la lucha feministaJuan Daniel Montaño Rico

Ver artículo Visto 1436 veces

Las olas en el mar nunca se detienen: las mujeres en el Movimiento de Acción Revolucionaria

 

Las olas en el mar nunca se detienen: las mujeres en el Movimiento de Acción RevolucionariaNithia Castorena-Sáenz

Ver artículo Visto 1587 veces

Espacios en disputa: trabajo y ciencia desde transgresiones feministas

 

Espacios en disputa: trabajo y ciencia desde transgresiones feministasMaría Noelia Correa García

Ver artículo Visto 1701 veces

Reseña de libro: Driver, Alice. More or less dead. Feminicide, haunting, and the ethics of representation

 

Reseña de libro: Driver, Alice. More or less dead. Feminicide, haunting, and the ethics of representationSandra Bustillos Durán

Ver artículo Visto 961 veces

 

Si deseas colaborar con nosotros, lee la

convocatoria