Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur

Brisas

Quince, dieciocho burros posan erguidos, flanco contra flanco, allá arriba, a la orilla del cantil rojizo. Observan atentos cómo nos acercamos cautelosos, con paso lento y sin balancear los brazos para no espantarlos, como si fuésemos tres cardones más de los pocos que sobreviven en este desierto. Una rara llovizna de dos horas que terminó antes del amanecer  permitió a nuestro rastreador seguir con facilidad las huellas frescas de la manada. Por el flanco derecho va elevándose el sol para recortar en negro el perfil de la sierra de San Francisco y pintar de amarillo la enorme planicie de El Vizcaíno que se extiende hasta el azul Pacífico, desde donde siguen llegándonos con la brisa, algodonosos manchones de neblina.

Leer más...

El arribo a Zacacuautla, Hidalgo, a unos 180 km. de la ciudad de México, cerca de Tulancingo, el sábado 14 de noviembre, fue abrumador: Filiberta  y Benita expresan una enorme congoja, un estado de desasosiego e inquietud profunda: el  maravilloso bosque que provee de frescura y murmullos, que  abriga a aves y especies de la región y que es el sustento primordial de agua del pueblo está siendo arrasado. Cedros blancos, milenarias meliáceas de hasta 30 metros de altura, madera con tonos rojizos y muy aromática, son talados sin misericordia y con la complicidad del Estado y Semarnat hidalguenses. En palabras llanas: mientras que para los taladores el asunto de las meliáceas es lucrativo negocio, para las y los zacacuatlanos es sobrevivencia. ¿Cómo testimoniar el inminente desastre, la desesperación, lo que parece inevitable?

Leer más...

Elsa y Susana  dan los últimos retoques en los rostros de las jóvenes trabajadoras sexuales. Rostros con la imagen cadavérica gracias a los afeites, los blancos intensos y los negros que resaltan la profundidad de ojos y comisuras de labios para el realce de los dientes pelones pero, en la versión de Elsa y Susana, se omite este toque ante el rojo intenso de labios que ¿han preferido las jóvenes? Estas desafiantes vivas-muertas, en su papel de edecanas, se han engalanado con vestidos gris perla y zapatos de tacón, recientemente adquiridos, para recibir a invitados y a sus propias camaradas de oficio.

Leer más...

Si deseas colaborar con nosotros, lee las indicaciones para publicar