Pacarina del Sur se suma a los actos de recuperación de la memoria de los movimientos de la juventud: el centenario de la Reforma Universitaria (Córdoba, 1918) y el cincuentenario de sus procesos de crítica y resistencia en tiempos de la Guerra Fría en diversos escenarios continentales. 1968 tiene muchos rostros y memorias juveniles por rescatar.

 

Pacarina del Sur se suma a los actos de recuperación de la memoria de los movimientos de la juventud: el centenario de la Reforma Universitaria (Córdoba, 1918) y el cincuentenario de sus procesos de crítica y resistencia en tiempos de la Guerra Fría en diversos escenarios continentales. 1968 tiene muchos rostros y memorias juveniles por rescatar.

 

Pacarina del Sur se suma a los actos de recuperación de la memoria de los movimientos de la juventud: el centenario de la Reforma Universitaria (Córdoba, 1918) y el cincuentenario de sus procesos de crítica y resistencia en tiempos de la Guerra Fría en diversos escenarios continentales. 1968 tiene muchos rostros y memorias juveniles por rescatar.

 
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur

La otra cara de la crisis en el Paraguay y sus perspectivas. Entrevista al Dr. Ricardo Pavetti

Entrevista al Dr. Ricardo Pavetti, miembro de número de la Academia Paraguaya de la Historia , profesor de la Universidad Nacional de Asunción, autor del libro La Integración nacional del Paraguay (1780-1850) y del ensayo La ocupación de Mato Grosso a través de fuentes paraguayas, entre otros trabajos.

 

Pacarina del Sur: Dr. Ricardo Pavetti, es un hecho conocido la caída del presidente Lugo, del cual se conocían mediáticamente fuera del país, sus ligas con UNASUR y su extendida y subterránea paternidad. Nos interesaría que nos introdujese en temas del Paraguay profundo, sus problemas y riesgos. Permítanos formularle las siguientes preguntas que serán de interés de los lectores latinoamericanos de la Pacarina del Sur.

 

P.S.: ¿Qué intereses sociales representaba Lugo y cómo explicar su caída?

R.P.: Por su origen Lugo pertenece una empobrecida pequeña burguesía rural del Sur, concretamente de San Pedro del Paraná, en el Departamento de Itapúa. Esa población permanece, desde hace más de setenta años hasta el presente, en el límite entre la pobreza y  la miseria, en el Departamento más rico y pujante del Paraguay actual. En Itapúa se ha conformado un capitalismo agrario autóctono, que ha prosperado en los últimos 40 años y con él surgió un proletariado rural moderno, altamente calificado. Itapúa es asiento de un mosaico de pueblos. Allí conviven descendientes de ucranianos, rusos, checos, polacos, alemanes y japoneses, sin olvidar a los descendientes de árabes, italianos y otras procedencias, quienes se instalaron en el citado Departamento entre el último decenio del siglo XIX y mediados del XX. Aún no se ha estudiado este crisol de pueblos. Nadie ha medido el formidable aporte  surgido de un mestizaje (sobre todo cultural) que sentó las bases de una verdadera tolerancia, originada de la diversidad religiosa.

Es difícil precisar qué intereses representaba Lugo. Llegó a la primera magistratura sin contar con una fuerza dirigente que lo sustente, ni tan  siquiera con algún remedo de partido propio. Llegó con el apoyo de  un extraño conglomerado que incluía personeros de cierta “patria oenegera”, los bizarros integrantes de las ONGs (algunos de los cuales se embolsillan más de treinta sueldos, por integrar membresías cruzadas en varias de ellas), de herederos de antiguos jerarcas de los tiempos de Stroessner, de marxistas de buena fe y de atolondrados “izquierdistas”. Todo esto sin olvidar a más de 200,000 perseguidos y humillados por el energúmeno de Nicanor Duarte Frutos: los petrodólares de Maracaibo alimentaron sus alcancías, para cumplir  con la misión de dividir a los colorados, a la vez que se triplicaron en las faltriqueras del “proyecto” luguista. Obviamente la formidable plataforma que le diera un Partido Liberal (PLRA) que se hallaba y se halla impedido de llegar con sus solas fuerzas al poder, se constituyó en la fuerza principal del electorado que lo llevó a la silla presidencial.

Llegó Lugo sin programa de gobierno alguno. Nadie se ocupó de eso, pues sus adherentes sólo pensaban en la salida de los colorados, como sea.


http://ea.com.py/partidos-tradicionales-no-siguen-sus-matrices-ideologicas-y-filosoficas-segun-historiador/

La caída de Lugo sólo puede explicarse a partir de la comprensión de que aquí se juegan intereses regionales y extra-regionales estratégicos. Durante la visita de Dilma Roussef a Washington, en el pasado abril, tanto Obama como los del Departamento de Estado habían recomendado a la mandataria brasileña, mantener un buen relacionamiento y, sobre todo, otorgar un “buen trato” a sus vecinos, en indirecta alusión a Paraguay, cuyos recursos son explotados y aprovechados por el gigante sudamericano y en claro direccionamiento hacia la cuestión de Itaipú. El lenguaje diplomático del Norte debe traducirse en la siguiente fórmula: ayuden a desarrollar al Paraguay y demás vecinos… Debe recordarse que, durante su estadía en Washington, a la  Señora Presidente de Brasil no le habían extendido toda la alfombra roja, al no ofrecérsele la cena de Estado, que sin embargo fuera ofrecida a otros Jefes de Gobierno que ni  siquiera realizaban visita oficial alguna.

La Señora Dilma, al parecer, desoyó la “recomendación” porque se volcó a una frenética negociación con Lugo para conseguir extender la vigencia del Tratado de Itaipú, para mucho más allá del 2023, con algunas ligeras mejoras para el Paraguay. Con un gobierno paraguayo más firme que los anteriores, la renegociación del Tratado puede comprometer la acuciante necesidad energética del Estado de Sao Paulo. Lo que explicaría la reacción casi virulenta del gobierno de Dilma. Ese enorme bocado es que atrae a las multinacionales que solicitan radicación en Paraguay para instalar sus electro-intensivas. Ya no hay tiempo para el Brasil de renegociar Itaipú. Esto ya se le fue de las manos.

No se debe olvidar que, cuando el Brasil intentaba apoderarse de los Saltos del Guairá, a finales de los ’60, la directa intervención del Secretario de Estado, Dean Rusk (luego de una visita relámpago de sólo seis horas que realizara al Paraguay) el Brasil se replegó y se allanó a la firma del Acta de Foz de Yguazú, antesala del Tratado de Itaipú. Este tratado vino a recomponer las relaciones entre ambos países, al solucionar el litigio fronterizo.

En las publicaciones económicas, desde hace varios meses, se viene hablando de una “primavera de Asunción”. Las fuertes inversiones inmobiliarias en las Avenidas Santa Teresa y Aviadores del Chaco en hoteles, restaurantes de muy alto nivel y edificios corporativos; la erección del Trade World Center (antes de comenzar la edificación ya fueron vendidos todos los espacios), las grandes reformas urbanísticas y viales que esperan concreción a breve plazo, en la capital paraguaya, ejercen un enorme atractor. ¿Señales?: la intempestiva vuelta de American Airlines, el veloz retorno del Citibank, la reapertura de las embajadas del Reino Unido y de Israel, pre-anunciaban que algo grosso iba a pasar por estos lares.

De paso, con las señaladas desprolijidades, las pretensiones del Brasil para  acceder a un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU quedan comprometidas seriamente, por no decir muertas. Resulta fatal para el Brasil, esta política exterior del PT y de su jefa Dilma, el actuar fuera de la cobertura profesional de Ytamaratí. Tanto el Canciller Antonio Patriota y el “asesor” de política exterior de Dilma, el inefable Marco Aurelio García, no piensan, ni actúan, como estadistas del Brasil: sólo lo hacen como “petistas”.

 

P.S.: ¿A qué presiones  y “urgencias” nos remiten las leyes antiterroristas de Lugo y contra quienes fueron dirigidas?  ¿Cuál fue su postura frente a la base norteamericana en suelo paraguayo? ¿Bajo el gobierno de Franco hay pruebas o indicios que esas leyes vienen cumpliendo un papel disuasivo-represivo?

R.P.: Todas las medidas de contrainsurgencia adoptadas por su gobierno sólo fueron estratagemas: las dilaciones o suspensiones de aplicación permitieron la sobrevivencia del denominado EPP. No le tembló el pulso para disponer el pase a retiro de los cuadros militares y policiales especializados en este tipo de luchas.


http://sdpnoticias.com/nota/347328/Fernando_Lugo_formara_un_gobierno_paralelo_en_Paraguay

No existe ninguna base de los USA en Paraguay. Sí existe una formidable pista de aterrizaje en el Chaco central, cerca de Mariscal Estigarribia, construida por ellos, hace más de treinta años, que se encuentra administrada por personal técnico/militar paraguayo. Se sabe que, por sus condiciones, es la mejor de América meridional. Su emplazamiento en medio de la inmensa llanura chaqueña la hace incomparable. A partir de las condiciones actuales, sí se puede esperar el establecimiento de alguna base militar, tal como lo barruntó el representante  venezolano ante la OEA. En un acto de “desesperación” (por el aislamiento), este gobierno puede invocar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) y solicitar la presencia de cierta Fuerza de Tareas. La Base de Paraguaná,  tan cerca del Canal de Panamá y no tan lejos de los USA, cedida sigilosamente a Irán por Venezuela, completa este extraño medio juego ajedrecístico.

Federico Franco, como Liberal, hará uso (no caben las dudas) de ese monopolio que el Estado tiene de la fuerza, para frenar los avances de las fuerzas sociales.


http://agenciape.blogspot.mx/2010_03_01_archive.html

P.S.: Si el punto de quiebre político nos remite a la represión policial en Curugutay, la hacienda de Blas Riquelme, sería muy importante que nos presentase a grandes trazos la problemática agraria y campesina: ¿A qué transnacionales y grupos oligárquicos representa la Unión de Gremios de Producción, UGP y que compromisos establecieron con el gobierno de Lugo? ¿Los grupos paramilitares se ubican en este tejido de relaciones o abarcan un mayor espectro? ¿Considera Ud. que el relevo de Lugo por Franco fue inducido por este sector?

R.P.: En verdad que lo de Curuguaty fue el “punto de quiebre político”, como  usted bien lo dice, para el gobierno de Lugo. Al parecer los amigos del Presidente creyeron iban a lograr un “efecto paralizante” sobre las fuerzas sociales conservadoras. La muerte de los seis policías (desarmados, por el Protocolo de procedimiento impuesto a la Policía Nacional por el Ministro del Interior Filizzola) y la matanza de once campesinos por la acción del pelotón policial que se encontraba  a cierta distancia de la avanzadilla negociadora (los seis policías muertos) precipitó la cohesión de la oposición a Lugo.

Lugo nunca tuvo, ni buscó,  el respaldo de las grandes organizaciones campesinas. Siempre alentó y apoyó a los pequeños grupos que se instalaban en el límite de las propiedades con potencial forestal o reforestadas, en las orillas de los sembradíos, aposentados en pequeñas carpas precarias, de ahí la denominación de “carperos” para esa gente dirigida por el Gobernador del Departamento de San Pedro, José Ledesma, el cual se adentraba en jurisdicciones ajenas a la suya, organizando ataques y ocupaciones preferentemente contra agricultores de ascendencia brasileña, con más de 50 años de residencia en el país.

Lugo nunca se reunió y ni siquiera recibió a los de la UGP. No ha contestado ninguna carta de ellos. Siempre fue desdeñoso e insultante con esa gente, siempre.


http://cuadernodetrabajo.wordpress.com/2011/03/30/

P.S.: ¿Existen indicios de que la Embajada y las agencias norteamericanas apostaron al relevo de Lugo?

R.P.: Debido a las potencialidades del suelo y a las riquezas del subsuelo paraguayo, los imperios globales y los sub-imperios regionales, buscan plantar posiciones de privilegio para sus intereses. Es visible que los americanos buscan partir el Mercosur  y  llevar al Paraguay hacia el TLC-ALCA, lo que es posible en este momento en que el Paraguay está recibiendo un trato denigratorio, vejatorio y humillante por parte de Brasil, Argentina y Uruguay (socios del Mercosur) y de la misma Venezuela (comprensible, por cierto), Ecuador y Nicaragua.

El suelo paraguayo es muy feraz, lo que lo hace muy atractivo para las multinacionales involucradas en la producción de alimentos. Posee una altimetría perfecta para los citrus: potencialmente puede convertirse en el más grande productor de  frutos de ese género. Se ha convertido en un muy importante exportador de soja, trigo y, ahora, arroz. Hay más rubros de interés. El potencial ganadero es inmenso: una genética animal que ha superado a la de Argentina. La presencia de la carne bovina paraguaya en el mercado mundial es privilegiada.

El subsuelo del Paraguay Oriental es muy rico en minerales estratégicos, entre los más preciados se encuentran el Titanio y la Bauxita, de esta última se obtiene el Aluminio: para el procesamiento de ambos se requiere ingente cantidad de energía eléctrica (electro-intensivas). El subsuelo de Paraguay posee un importante yacimiento de Rodio (Rh 45) un mineral que escasea muchísimo, del cual se habla poco, pero que se lo busca mucho: muy empleado en la industria electromecánica. Al segundo día de la caída de Lugo, apareció una empresa americana anunciando la perforación de seis pozos petrolíferos en la cuenca del río Pilcomayo. Entre los 4 000 y 6 000 m hay mucho petróleo en el Chaco. Eran esas profundidades prohibitivas, hasta hace poco tiempo: en la actualidad la rentabilidad es atrayente.

Brasil maniobraba con Lugo y los luguistas, en vísperas de su caída, por  la extensión de la vigencia del Tratado de Itaipú, para  mantener -en la práctica- las ventajas de Brasil. Ahora esto se complica para el gigante sudamericano pues la ofensiva de las empresas americanas y canadienses, volcadas a actividades electro-intensivas tendrán a un gobierno confiable para ellos, de tal modo que se muestre exigente con el Planalto (Brasilia), para beneficio de ellos y de Paraguay y así aprovechar la mitad de la Producción de la represa de Yacy Retá a favor de  las multinacionales americanas y canadienses. Así pondrán  en jaque a la Argentina que, menesterosamente  necesita la maquinización del Brazo Añacuá (aledaño a la represa de Yacyretá, en el lado paraguayo), por lo que venían los “porteños”, encabezados por el Ministro Devido,  negociando en secreto con Lugo y su equipo este asunto. Cristina Fernández, que ni siquiera atendía el teléfono y –menos aún-  recibía a Lugo, por una enojosa cuestión privada en la cual los hidrodólares  no estaban ausentes, de pronto se volvió virulenta defensora del mismo, al no  más producirse su caída. Este encapsulamiento de Paraguay no busca sino ocultar la suciedad bajo la alfombra…

Si todo  esto era sabido por la Embassy, ¿desaprovecharía  esta potencia hegemónica la ocasión de mover sus trebejos? No se tienen pruebas, pero sí evidencias, para sostener que en la precipitación de la caída de Lugo han intervenido –además de los factores locales- poderosos intereses geoestratégicos y económicos, de la región y de más al Norte.

 

P.S.: ¿Las presiones del Banco Mundial en consonancia con las transnacionales interesadas en la privatización del agua tendrán allanado el camino bajo el nuevo gobierno? ¿La Cámara Paraguaya del Agua (CAPA) tiene algún peso específico en la salvaguarda de este bien patrimonial de la nación paraguaya?

R.P.: Con el actual gobierno puede que lleguen algunas avanzadillas. Lo más probable es que con el próximo realicen las tratativas. CAPA reúne a los envasadores locales del líquido vital: un proverbio en guaraní dice que “ al sol y al dinero no se lo puede mirar por largo tiempo…”


http://www.avizora.com/atajo/informes/paraguay_textos/0011_corporaciones_transnacionales_en_paraguay.htm

P.S.: ¿Cuál ha sido el tenor de los pronunciamientos campesinos e indígenas frente a la crisis política que vive el Paraguay? ¿Son entidades representativas el Movimiento de Coordinación Nacional de Organizaciones Campesinas,  de la Coordinadora Nacional de Organizaciones de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas (CONAMURI) y de la Organización Nacional de Aborígenes Independientes (ONAI)?

El campesinado representa, en la actualidad, el 37% de la población del país. El 63% se encuentra en las ciudades, pueblos, villas y núcleos urbanos diversos. Así como despreció al Partido Liberal (PLRA), la asociación política que más votos allegara a Lugo, se desentendió de las principales organizaciones campesinas. Se apoyó, más bien, en pequeños y agresivos grupos volantes, operados y dirigidos por sus amigos del Departamento de San Pedro. El Partido Popular Paraguay Pyahurá (Paraguay Pyahurá = Por un nuevo Paraguay), por ejemplo,  con enorme base campesina y  que tiene vínculos con importantes intelectuales progresistas del país, nunca apoyó a Lugo.  Hubo tibias manifestaciones declarativas, que protestaron por la forma de destitución.  Los indígenas, cuyas organizaciones se encuentran mechadas por las ONGs y por los antropólogos que priorizan lo tribal a lo nacional han quedado un tanto descolocadas. Durante la conmemoración del Bicentenario (1811-2011) sólo los Maká, con la poderosa voz de su Principal Jefe Andrés Chemey, se adhirieron a los festejos, declarando que ellos fueron favorecidos al momento de  creación el Estado nacional independiente paraguayo. Los demás pueblos indígenas se pasaron negando su paraguayidad. Es que sus mentores de la patria oenegera si bien tienen el corazón en este país, el estómago está en otra(s) parte(s) del mundo.

 

P. S.: ¿Podría reseñarnos el accionar de  las transnacionales Monsanto, Cargill  y Syngenta   en la coyuntura y la legislación sobre bioseguridad en Paraguay?

R.P.: Los funcionarios del gobierno de Lugo frenaron muchísimo la actividad de estas y otras transnacionales ligadas a la agricultura intensiva. El ambiente para ellas es, ahora, muy favorable para sus intereses. A estas horas ya están legalizados los transgénicos.

 

P.S.: ¿Cree que el Frente Nacional por la Defensa de la Democracia es viable y constituye una alternativa para el pueblo paraguayo o existen otras opciones de frente político que la prensa mediática global soslaya u oculta?

R.P.: Aquí lo que más abunda son las organizaciones de fachada, con nombres ampulosos con  divisas y consignas rimbombantes y machacona presencia en las redes sociales y los medios de comunicación. Personajetes metidos en todo, llamados por la jerga popular “todólogos”,  están en el análisis y  la discusión histórica, en las disquisiciones sociológicas, en el comentario político. Son infaltables en las mesas redondas radiales y televisivas. Se habló de este Frente, a las pocas horas de la destitución de Lugo. Al parecer y por ahora no “prende”. La prensa local se muestra bastante abierta. La Secretaría de Comunicación (SICOM) ni siquiera se preocupa en divulgar las publicaciones del exterior que son favorables al gobierno de Federico Franco. Los periódicos del Brasil, Argentina y Uruguay, en general, se manifiestan a favor del actual gobierno paraguayo.


http://www.autistici.org/nodosolidale/news_det.php?l=es&id=2190

P.S.: ¿Cuál es la posición de los sindicatos del sector urbano, industria y  servicios (no rurales) con respecto a Lugo y a Franco?  ¿Cual es la posición del Ejército frente al régimen de Lugo y cual es la que ha asumido frente al gobierno de Franco?

R.P.: En política social Lugo ha sido errático y contradictorio. El Ministerio de Justicia y Trabajo dejó en manos de los liberales. Al menos en Paraguay, NADA se debe a los liberales en la cuestión social. Se tienen en la actualidad siete “Centrales Sindicales”, las que no sirven para nada. Ciertos empresarios han extendido, de hecho, las horas de trabajos hasta 12 – 14 horas. Hoy por hoy los trabajadores pierden TODOS  los juicios laborales. Los  jóvenes trabajadores  son los que más sufren las tropelías. En cierta telefónica transnacional celular, los empleados (la mayoría jóvenes) sólo disponen de cinco minutos para el usufructo de los sanitarios y de tan solo veinte para el almuerzo, formación de  fila incluida en eso.

En las Fuerzas Armadas había un sector que veía bien el accionar político de Lugo y apoyaba las aproximaciones de éste  a Venezuela. La mayoría, en cambio, desconfiaba de él. Las había sometido a una serie de humillaciones y ultrajes, por lo que más bien esperaban el término de su mandato. Con Franco se han mostrado, aunque calladamente; muy receptivos y esperanzados.

Lugo no supo construir una fuerza propia, teniendo recursos para eso. Fue consecuente con su conducta como Obispo. Nunca o casi nunca se lo encontraba en la administración de su sede episcopal. Se pasaba viajando a todas partes. Como Presidente, lo mismo. Estuvo fuera del país por más de 360 días.

Quedan muchos preguntas y respuestas pendientes. Le agradecemos al Dr. Ricardo Pavetti el que haya atendido nuestra solicitud de entrevista. Guardamos la esperanza de volverlo a tener en las páginas de nuestra revista.

América Nuestra, a 5 de Julio de 2012.

Ricardo Melgar (editor)

Pacarina del Sur

 

[div2 class="highlight1"]Cómo citar este artículo:

Pacarina del Sur, (2012) “La otra cara de la crisis en el Paraguay y sus perspectivas. Entrevista al Dr. Ricardo Pavetti”, Pacarina del Sur [En línea], año 3, núm. 12, julio-septiembre, 2012. ISSN: 2007-2309.

Consultado el Miércoles, 16 de Enero de 2019.
. Disponible en Internet: www.pacarinadelsur.comindex.php?option=com_content&view=article&id=482&catid=4[/div2]

Si deseas colaborar con nosotros, lee las indicaciones para publicar