Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur

La conquista de las ocho horas de trabajo en el Perú: una mirada retrospectiva

The conquest of the eight hours of work in Peru: a retrospective look

A conquista das oito horas de trabalho no peru: um olhar retrospectivo

Filomeno Zubieta Núñez

Universidad Nacional José Faustino Sánchez Carrión, Perú

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Recibido: 14-08-2019
Aceptado: 30-09-2019

 

 

Introducción

El centenario de la conquista de las ocho horas de trabajo en el Perú (15 de enero de 1919-2019) está pasando desapercibido. Las organizaciones gremiales de los trabajadores, llamadas a rememorar la fecha -salvo algunas excepciones-, no se manifestaron. Los intelectuales, especialmente los historiadores, presentaron pocos nuevos estudios. Pocas organizaciones políticas de izquierda o entidades, como la Casa Museo Mariátegui, organizaron eventos académicos sobre el tema.

A manera de antecedentes de nuestro estudio es de destacar el que presentara Ricardo Martínez de la Torre en1947, Apuntes para una interpretación Marxista de la Historia Social del Perú, vol. 1, en donde destaca el extenso capítulo “El movimiento obrero peruano 1918-1919”, que circulara independientemente.

Otros estudios específicos datan de las décadas del 70 y 80 del siglo precedente. César Lévano publicó un folleto en 1967 bajo el título de La verdadera historia de la jornada de las ocho horas en el Perú; Wilfredo Kapsoli en 1976, Las luchas obreras en el Perú 1900-1919; Piedad Pareja en1978, Anarquismo y sindicalismo en el Perú (1904-1929); Denis Sulmont 1981 su valioso libro El movimiento obrero peruano (1890-1980). Reseña histórica; ese mismo año, Carlos Basombrío con abundantes fotografías extraídas de revistas y periódicos de la época, El movimiento obrero. Lima: Tarea Asociación de Publicaciones Educativas. 70 pp. Y, finalmente, entre otros, destacamos el libro testimonial de Julio Portocarrero publicado en 1987, Sindicalismo peruano. Primera etapa, 1911-1930.

En tiempos recientes los estudios fueron escasos. Resaltamos tres estudios específicos. En el 2006, César Lévano publicó un libro de homenaje a su padre y abuelo con abundantes documentos, Manuel y Delfín Lévano. La utopía libertaria en el Perú; en el 2016 publicamos Las luchas sociales en el Perú. Huacho 1916-1917, resaltando el papel de los jornaleros huachanos en la conquista de las ocho horas de trabajo. Y, en el presente año, Año del Centenario de la Conquista de las Ocho Horas de Trabajo, se publicó un único libro, gracias a César Lévano, Las ocho horas. La historia real de una conquista exclusivamente obrera.

Las fuentes documentales y hemerográficas siguen siendo las más valiosas para el estudio del tema. Periódicos como El Tiempo, La Protesta, La Crónica, La Prensa o El Comercio, merecen ser revisados para una justa valoración del esfuerzo de los trabajadores para la conquista de la jornada laboral de ocho horas. En esta valoración hay que destacar la decisión del Ministerio de Cultura que, mediante Resolución Viceministerial Nº 013-2019-VMPCIC-MC del 30 de enero de 2019, declaró como Patrimonio Cultural de la Nación a los diecisiete libros de actas, inscripciones y comunicaciones de la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú (El Peruano, 2019), la Federación de Trabajadores que tuvo rol protagónico en esta gesta.

Estas y otras fuentes documentales, bibliográficas y hemerográficas, debidamente analizadas y contrastadas nos permitieron abordar nuestra investigación. Como la exigencia de la jornada de ocho horas de trabajo no surgió en el Perú, buscamos sus raíces y, en forma breve, ofrecemos referencias desde su conquista en los Estados Unidos y su expansión a otros países, especialmente el Perú. Para el caso nuestro, siguiendo un orden cronológico y resaltando los aspectos cualitativos de cada etapa, analizamos los logros y las limitaciones de los movimientos pro ocho horas orientadas por anarcosindicalismo, hasta su oficialización el 15 de enero de 1919. Conquista de los trabajadores que es menester estudiar, conocer y valorar.

Portada de Manuel y Delfín Lévano
Imagen 1. Portada de Manuel y Delfín Lévano. Obra Completa (2006).

 

El surgimiento de la lucha por las ocho horas de trabajo

La historia por el establecimiento de la jornada de las 8 horas de trabajo, como parte de la lucha por el logro de las reivindicaciones económicas, sociales y políticas para los trabajadores, se inicia allá por 1866 en los Estados Unidos. La jornada laboral recurrente en todos los países era de 14 a 16 horas diarias en la mayoría de los centros laborales y en unas pocas de 12 y 10 horas, con salarios insuficientes para el sostenimiento de sus familias cuando era notorio el incremento de las ganancias de sus empleadores.

En efecto, los obreros de Estados Unidos fueron los iniciadores de la lucha por la jornada de 08 horas de trabajo como culminación del Congreso Obrero de Baltimore de la Unión de Trabajadores, el 16 de agosto de 1866. La demanda fue generalizada a nivel mundial a partir del Primer Congreso de la Asociación Internacional de Trabajadores de Ginebra desarrollado entre el 03 y 08 de setiembre de ese mismo año.

Años después, en Norteamérica, la recién constituida Federación Americana del Trabajo en su Convención de 1884, acordó la realización de una gran manifestación exigiendo la jornada de 08 horas de trabajo. Esa manifestación fue fijada para el 1° de mayo de 1886.Impulsores de esta exitosa manifestación fueron los anarquistas y socialistas, entre los que se contaban a emigrados de Alemania, Polonia, Rusia, Italia, etc., la mayoría organizados alrededor de la “Liga de las 8 Horas”.

Los slogans de las pintas, pancartas y volantes de preparación de este acto de masas, luego de arengas en las calles, demandaba los 03 ochos:

 

Ocho horas de trabajo,

Ocho horas de descanso y,

Ocho horas para lo que nos dé la gana de hacer.

[Este último fue reemplazado más tarde, por los anarquistas peruanos,
por “ocho horas de estudio”].

 

El sábado 1° de mayo de 1886 se registró en los Estados Unidos más de 5,000 huelgas con un total aproximado de 390,000 manifestantes en las calles, con alrededor de 350,000 obreros en paro, todos a una sola voz: jornada laboral de ocho horas. De éstos 40,000 trabajadores en Chicago. En esta última ciudad la protesta continuó por muchos días más.

El lunes 03 de mayo, en Chicago, se producen encuentros entre trabajadores en paro y rompehuelgas de la Fábrica de Tractores Mc-Cormick, la policía intervino brutalmente matando a seis huelguistas. En repudio a este hecho, el 04 de mayo en la noche, de efectuó un mitin de protesta en la Plaza Haymarket con asistencia de 15,000 trabajadores. Cuando estaba por concluir este acto de masas, una bomba lanzada por un provocador explotó entre las fuerzas policiales. Los policías, en respuesta, dispararon contra los manifestantes causando incontables víctimas, oficialmente de contabilizaron ocho policías muertos y cincuenta obreros heridos, muchos mortalmente.


Imagen 2. www.newsmatic.com.ar

La bomba de Haymarket sirvió de pretexto para iniciar una cacería de anarquistas y socialistas; dirigentes y orientadores de las luchas del proletariado. Ocho de estos fueron apresados:

Augusto Spies (anarquista)

Albert R. Parsons (socialista)

George Engel (anarquista)

Adolph Fisher (anarquista)

Luis Lingg (anarquista)

Samuel Fielden (socialista)

Oscar Neebe (anarquista)

Miguel Schwab (anarquista)

 

Luego de una parodia de juicio, el 11 de noviembre de 1887 fueron ejecutados en la horca: Spies, Fisher, Engely Parsons; en tanto, Fieldeny Schwab por ser de avanzada edad eran condenados a cadena perpetua y Neebe a 15 años de prisión. Días antes, Luis Lingg se había suicidado “para no darle el gusto a la burguesía de ahorcarlo”. Seis años después, el 26 de junio de 1893, el juez de Illinois John V. Altgeld, luego de investigaciones objetivas, llegó al convencimiento de lo injusto del proceso y declaró la inocencia de los ocho.

Hoy, los restos de estos primeros mártires por las ocho horas de trabajo, descansan en el mausoleo erigido en 1888 por los trabajadores norteamericanos en el Cementerio de Waldheim (Chicago). En la parte delantera figuran grabados los nombres de los sacrificados y las últimas palabras de August SPIES: “¡Salud, oh tiempos venideros, en que vuestro silencio será más poderoso que nuestras voces que ahora ahogan con la muerte!” (Sabroso Montoya, 1967, pág. 49).

En homenaje a los mártires de Chicago, la Federación Americana del Trabajo en su congreso celebrado en diciembre de 1888 (San Luis Baltimore) acordó fijar el 1° de mayo como fecha de movilización de los trabajadores por la jornada de las 08 horas. Poco después; el I Congreso de la II Internacional Obrera Socialista, organizada por Federico Engels y otros socialistas, haciéndose eco del acuerdo de los trabajadores norteamericanos, determinó en Paris 1889 la celebración de la Manifestación Internacional del 1° de mayo, a partir de 1890 en todos los países:

Serán organizados una gran manifestación a fecha fija de manera que en todos los países y en todas las ciudades a la vez, el mismo día convenido, los trabajadores emplacen a los poderes políticos ante la obligación de reducir legalmente a 8 horas la jornada de trabajo y aplicar las demás resoluciones del Congreso Internacional de París (Lévano, 1986, pp. 31-32).

 

Así se originó el 1° de mayo, Día Internacional de los Trabajadores. Y, progresivamente, se fue institucionalizando en todos los países, el Perú no fue la excepción. Se iniciaba una nueva etapa en la historia del movimiento obrero.

 

Los inicios en el Perú

Como ocurría en la mayoría de los países de América y del mundo, los trabajadores tenían una jornada laboral por demás irregular en su duración, variando de 10 a 16 horas diarias y continuas. A la llegada del siglo XX los obreros de los centros laborables del Perú seguían con esta dispar, irregular e inhumana duración de trabajo diario. El anarquismo, en su versión sindical o anarcosindicalismo que se va enraizando entre los trabajadores jugará rol importante en la organización y dirección de las protestas y reclamos.

Progresivamente, a las mejoras salariales y mejores condiciones de trabajo, se fue agregando la disminución de la duración de jornada de trabajo a 10, 09 y 08 horas. Así lo constatan algunas huelgas memorables de la primera década:

  • La huelga de panaderos de Lima iniciada el dos de mayo del 1901 que, luego de 18 días, logró la disminución de horas de trabajo y reconocimiento de trabajo por quintal de harina, con la aceptación forzada del alcalde de Lima y presidente Eduardo López de la Romaña.
  • La huelga de los trabajadores portuarios del Callao, del 04 de mayo al 23 del mismo mes de 1904, duramente reprimida con heridos y la muerte de Florencio Aliaga, primer mártir obrero.
  • La huelga de los trabajadores portuarios de Mollendo (Arequipa) por disminución de horas de trabajo y aumento salarial, iniciada el 02 de marzo que, luego de un mes, fue quebrada por la contratación de personal y la ocupación del centro laboral por el ejército; las medidas seguirían en los siguientes años.

 

El 1° de mayo, Día del Trabajador, que se conmemoró por primera vez en el Perú fue en 1905 y la iniciativa le cupo a la Federación de Panaderos “Estrella del Perú”, dirigida, entre otros, por: Manuel Caracciolo Lévano, Leopoldo Urmachea, Francisco Cabaña y Delfín Lévano. En acto de masas celebrado en el Teatro Politeama (Lima) se lanza la reivindicación de las 08 horas de trabajo la que es incorporada a los documentos de la Federación. Aquí destacaron las intervenciones de un intelectual y de un obrero. Don Manuel Gonzáles Prada expuso el tema: “El intelectual y el obrero” y don Manuel C. Lévano “Lo que son los gremios obreros y lo que debieran ser”. Ambos discursos sentaron las bases del nuevo sindicalismo a partir de una interpretación objetiva de la sociedad peruana.

En efecto, en la “Declaración de Principios de la Federación de Panaderos “Estrella del Perú” del 1° de mayo de 1905, se incorpora la exigencia de las ocho horas de trabajo. En lo sucesivo, las luchas de todos los gremios laborales levantarán las ocho horas de trabajo como bandera de lucha.

Velada literaria musical organizada por el Centro de Estudios Sociales 1° de Mayo
Imagen 3. “Velada literaria musical organizada por el Centro de Estudios Sociales 1° de Mayo”. El Oprimido (Lima), mayo de 1908.

A partir de este aporte de los panaderos, las luchas posteriores precisan su exigencia de las 08 horas de trabajo diario. Así, la huelga de obreros textiles de Vitarte del 09 de abril de 1911, cuyos trabajadores laboraban de 05 am a 06 pm (13 horas) y eran obligados a comprar víveres del tambo de la empresa, con marchas reprimidas y el apoyo solidario de muchos sindicatos limeños declarados en Paro General Indefinido (el primero en la historia social del Perú) lograron -entre otras- importante reducción de horas de trabajo.

Comité de huelga de Vitarte, abril 1911. Santa Clara, Ate.
Imagen 4. Comité de huelga de Vitarte, abril 1911. Santa Clara, Ate.
es-la.facebook.com

A nivel de provincias, Arequipa, Huacho, Trujillo y otras ciudades fueron escenarios de medidas de lucha de sus trabajadores. En 1912 fue muy sonada la huelga de los operarios del valle de Chicama que comprometió a los jornaleros de las haciendas Roma, Casagrande, Sauzal, Chiquitoy, Cartavio, entre otras, por aumentos salariales, supresión del sistema del enganche y la reducción de las horas de trabajo. Las movilizaciones y las medidas violentas de incendio de ingenios, destrucción de puentes y caminos, devino en una masacre con muertes de mujeres y niños a la marcha hacia Trujillo.

Progresivamente, los actos por el 1° de mayo, de los años subsiguientes, sirvieron para que los ideales de justicia, igualdad, libertad y solidaridad que enarbolaron los anarcosindicalistas se vayan difundiendo en los sectores obreros y la reivindicación de la jornada de las ocho horas se vaya tornando alcanzable. Refiriéndose a los padres del sindicalismo peruano, los anarquistas, Haya de la Torre recordaba en 1946:

Formaban estos un grupo enérgico, fervoroso, idealista, sincerísimo. Ajenos a todo oportunismo, poseídos de una auténtica mística revolucionaria, sus vidas eran ejemplos de lealtad principista insobornablemente mantenida. La transacción, el compromiso, la adulación al poder, el arrodillamiento de los trabajadores ante los gobiernos y ante los patrones eran combativa ardientemente por este grupo… Un pequeño y dinámico grupo de buenos combatientes orientó educadamente al movimiento obrero (Haya de la Torre, 1989, págs. 25-26).

 

Gracias a este grupo de anarcosindicalistas, los obreros de los diferentes centros laborales se fueron organizando, exigiendo la jornada de las ocho horas en contra de las agobiantes 12 y hasta 16 horas de labor. Aparecieron las “Sociedades de Resistencia”, los sindicatos y las confederaciones, junto a los centros culturales, las bibliotecas populares y las diferentes manifestaciones del arte popular. El periodismo obrero jugaría gran papel en esta tarea, especialmente La Protesta (1911-1926). Las acciones de lucha en exigencia de mejores condiciones de vida y trabajo se multiplicaron en Lima, Callao, Vitarte, Chicama, Huacho, Mollendo, Morococha, etc.

 

Callao 1913, la primera conquista de las 8 horas de trabajo

Los trabajadores portuarios del Callao, de poco a más, fueron avanzando en organización y en precisar sus reclamaciones: jornada de trabajo de ocho horas, ocupación exclusiva a jornaleros del puerto en todas las operaciones, fijar el peso máximo de cada “lingada”, nombramiento de sus inspectores o capataces de trabajo y aumento de salarios. En sendas asambleas con participación de gremios solidarios fueron definiendo, no solo sus demandas también sus acciones de lucha. Diciembre de 1912 fue un mes de mucha agitación, especialmente a partir del día 23.

A finales de 1912 e inicios de 1913 los trabajadores están en plena participación en la lucha por sus conquistas, especialmente la jornada de ocho horas de trabajo. La Unión de General de Jornaleros del Callao y los trabajadores de la Empresa Muelle Dársena del Callao toman las calles con manifestaciones públicas, actos de sabotaje y boicots. Contaron el apoyo de los gremios y centros de trabajo del Callao, de la Federación Obrera Regional Peruana y los grupos libertarios. Al calor de la lucha se funda la Federación Obrera Marítima y Terrestre del Callao el 23 de diciembre de 1912.

El 05 de enero de1913 se ultima las demandas de la Unión General de Jornaleros, especialmente de la jornada de ocho horas, y se otorga el plazo de 24 horas a la Empresa del Muelle y Dársena y Compañía de Vapores. Ante la negativa de la empresa, la asamblea de la noche del 06 de enero declara la huelga la que se hace efectiva en la mañana del día 07.

Los días 07, 08, 09 los portuarios toman las calles, La solidaridad se pone de manifiesto con la plena participación en la huelga de los metalúrgicos, molineros, soderos, gasistas, panaderos y tipógrafos. El paro general es contundente, los empresarios -no obstante contar con el apoyo gubernamental- nada pueden hacer por contener a los huelguistas. El 09 los directivos de la Unión General de Jornaleros son convocados por el Presidente de la República para llegar a un acuerdo. Los trabajadores se reafirman en su actitud y la lucha continúa.

La victoria llega 10 de enero, cuando los empresarios del Muelle-Dársena los convocan y pactan la solución: ocho horas de trabajo, el aumento del 10 % en sus salarios, auxilio en caso de accidentes de trabajo, entre otros (Martínez de la Torre, s/f, págs. 60-62). Finalmente, el Gobierno publica el Decreto legalizando la conquista:

 

Lima, 10 de enero de 1913,

 

Vista la petición formulada por los jornaleros de Muelles y Dársena del Callao y encontrándose justificadas las razones que exponen se resuelve:

Desde la fecha la descarga en el Muelle y Dársena y en la Bahía del Callao tendrá lugar durante todos los días útiles del año desde las 7 a.m. hasta las 11 a.m. y desde la 1 p.m. hasta las 5 p.m. derogándose en esta parte el art. 41º del Reglamento aprobado por Resolución Suprema del 31 de enero de 1875.

Regístrese, comuníquese, publíquese y archívese.

Rúbrica del S.E.

Maldonado (El Callao, 11-01-1913, pág. 1).

 

El 12 de enero en grandiosa manifestación se celebró el triunfo, con reconocimiento a los dirigentes como Fernando Vera presidente de la Unión General de Jornaleros y del Comité de Agitación, a la orientación de la Federación Obrera Marítima y Terrestre del Callao, el apoyo militante de la Federación Obrera Regional Peruana dirigida por don Manuel Caracciolo Lévano y otros anarcosindicalistas, así como a los grupos anarquistas: “Luz y Amor” del Callao y La Protesta de Lima. En demostración de júbilo los portuarios recorrieron las calles con bandas de músicos, quema de cohetes y algarabía general.

El éxito de los jornaleros del Callao generó gran entusiasmo en todo el movimiento obrero peruano, quedaba sentado el precedente para que otros, también, la conquistaran. Pero, también, la reacción de los gobernantes y los dueños de los centros de producción: clausurando los locales gremiales, persecuciones y apresamientos de los dirigentes sindicales. En lo legal, el gobierno de Guillermo E. Billinghurst, decretó el reglamento de huelgas del 24 de enero de 1913, considerada por los trabajadores como la “ley anti huelgas”, por someter toda solución a las demandas laborales al arbitraje.

 

El impacto de la Primera Guerra Mundial y de la Revolución Rusa

En las dos primeras décadas del siglo XX en el Perú, la oligarquía ejercía el poder político configurando un Estado Oligárquico con un débil desarrollo de sus aparatos administrativos; con un Estado Nacional en apariencia, en un Perú fragmentado por los grupos de poder regional, los cañeros en la costa norte, los mineros y ganaderos en la serranía y los grandes comerciantes de lana y fibras de camélidos en el sur, etc.; privatizado y monopolizado por un conjunto de familias (Pardo, Aspíllaga, etc.) que ejercen la imposición y la violencia de clase con el pueblo; falta de un programa político o proyecto nacional que aglutine a otras clases, su desdén por los intelectuales; la iglesia con un rol de cohesionadora del edificio social, como nexo entre la oligarquía y el pueblo; predominio de la violencia; ante la escasez de gendarmes se recurrió al ejército para reprimir los levantamientos populares (Burga & Flores Galindo, 1987, págs. 84-90).

El paulatino desarrollo de la agricultura de exportación, de la minería y de la comercialización de cueros y lanas, se verá acicateado por fenómenos externos de gravitante importancia en el desarrollo económico-social peruano:

  1. La sustitución del capitalismo de libre competencia por el de los monopolios (imperialismo) y con él la exportación de capital como forma de penetración económica; esto a fines del siglo XIX e inicios del siglo XX.
  2. La Primera Guerra Mundial (1914-1919) que significará para el Perú la mayor demanda de productos como el azúcar, algodón, lanas y minerales, y el paulatino desplazamiento del imperialismo inglés por el norteamericano. De semicolonia del primero pasamos al del otro.
  3. La Revolución Socialista de Octubre de 1917 que, para los países coloniales y semicoloniales como el Perú, plantea un nuevo porvenir y remarca el saneamiento de la lucha de clases entre burguesía y proletariado, entre capitalis­mo y socialismo. Sirvió de aliento ideológico a las acciones obreras, estimulando sus luchas y demandas.


Imagen 5. www.galaoriental.com

Particularmente, la Primera Guerra Mundial incidirá favorablemente en elevar nuestra producción nacional y, por lo mismo, nuestras exportaciones. Manifestando su alborozo por esta prosperidad coyuntural, don Pedro Dávalos y Lisson expresaba:

Nuestra bonanza es completa. Los altos precios que han alcanzado la plata, el cobre, el azúcar, los cueros, las lanas, el algodón, dejan a nuestras industriales utilidades que anteriormente no tuvieron y que pueden estimarse en el triple y hasta en el cuádruple de las que normalmente ganaron en años anteriores... (Bardella, 1964, págs. 116-117).

 

Si bien el saldo de nuestro comercio exterior fue enormemente favorable a nuestras exportaciones; sin embargo, esto no tuvo su correlato en los ingresos fiscales, pues estos favorecieron enteramente a los exportadores dado lo reducido de los impuestos que abonaban al Estado.

Mientras nuestra producción se incrementa ostensiblemente a lo largo de estos años, eso no sucede en la redistribución interna, por cuanto se trata de exportar lo más que se pueda, en desmedro del consumo interno; es más, las tierras de la costa dedicadas al cultivo de panllevar, progresivamente serán copadas por el algodón y la caña de azúcar. Si antes de la Primera Guerra Mundial un promedio del 40% de tierras cultivables estaba dedicada a los productos alimenticios; con su desarrollo-efecto estas se verán reducidas a poco menos del 20%. Aun los campiñeros, pequeños agricultores de los distintos valles de nuestra costa, que por tradición se dedicaban al cultivo de legumbres, hortalizas y verduras, fueron ganados por el algodón dado lo lucrativo de su producción. Todo esto producirá una aguda carestía de las subsistencias, escasez y altos precios de los productos de consumo diario (Zubieta Núñez, 2016, págs. 15-20).

Sin embargo, los sueldos y salarios se mantenían estacionarios, causando el hambre y la desesperación en los hogares del pueblo peruano. Este estado de cosas generó la exigencia del abaratamiento de las subsistencias y el alza de los salarios, especialmente por parte de los obreros. Bonanza para las clases dominantes y miseria para los trabajadores fueron las dos caras de la nueva realidad.

La carestía de las subsistencias y los bajos salarios por jornadas superiores a las diez horas diarias no podía sino agudizar las contradicciones de clase, porque:

… es imposible aceptar que mientras todos los alimentos y artículos de primera necesidad han llegado a valer 50, 60 y hasta 100 y 200 por ciento más que antes de la guerra se pretenda que los hombres del trabajo, empleados u obreros, mantengan a sus familiares con los mismos sueldos y salarios que hace tres años...

Los ingresos fiscales han subido de treinta a más de cuarenta y dos millones de soles al año, los provechos líquidos de la exportación se cuentan por decenas y decenas de mi­llones, el mismo comercio de importación, exagerando los efectos de la carestía ha acrecentado sus beneficios, en tales circunstancias ¿só1o al proletariado o empleados u obreros les toca gemir en la miseria? Son ellos, sin embargo, los verdaderos creadores de la riqueza con el sudor de sus frentes. Y no piden nada exorbitante, nada fuera de razón, sino simplemente que se les mejore sus retribuciones proporcionalmente a la mayor utilidad de las industrias donde trabajan (El Tiempo (Lima), 27-04-1917, pág. 1).

 

Gracias a la presencia del anarcosindicalismo, los obreros fueron perfilando su petitorio: jornada de ocho horas de trabajo, aumento de salarios y mejores condiciones de vida. Bajo las nuevas circunstancias, la lucha por su concreción se hizo cada vez más apremiante. Los braceros de las haciendas costeñas, los panaderos, el proletariado textil, etc., progresivamente fueron adoptando medidas unitarias que desembocaron en la triunfal conquista de las ocho horas el 15 de enero de 1919. Entre tanto, en la serranía, la lucha por la defensa de la tierra y contra el sistema opresor de la servidumbre se hizo cada vez más evidente.

 

Huacho 1916, la segunda conquista de las ocho horas de trabajo

En el caso de Huacho, el 1° de mayo, como Día del Trabajador, tuvo su bautizo de fuego en 1915, gracias al esfuerzo tesonero de los anarcosindicalistas por educar y organizar a los jornaleros del campo y de la ciudad. A inicios de ese año se construye la primera organización obrera de orientación anarcosindicalista: el “Sindicato de Oficios Varios”, con el peluquero don Teófilo Gonzáles como su primer Secretario General. Entre sus impulsores se encontraban: Florentino Malásquez, Casimiro La Rosa, Pedro Arévalo Carreño y el educador popular Don Aurelio C. Guerrero (Nicho, 1976, pág. 40).


Imagen 6. www.pinterest.com

El 1° de marzo de 1915, en accidente ferroviario, perdieron la vida tres trabajadores del ferrocarril Noreste a la altura del Km. 23 (Vía Ancón-Huacho). En homenaje a éstos y a los Mártires de Chicago, el 1 ° de mayo se realizaron diferentes actividades: Romería a la tumba de los caídos, sesión de la “Confederación de Obreros y Artesanos de Huacho”, Procesión Cívica de las “Sociedades” obreras y artesanas con estandartes y bandas de músicos y Velada Literaria-Musical con enjundiosas interpretaciones proselitistas (El Imparcial (Huacho), 02-05-1915, pág. 3).

La prédica y el trabajo de organización de líderes anarcosindicalistas de Lima y Huacho produjo sus efectos en la Campiña, asentamientos de los jornaleros de Valle Huaura-Sayán. Bajo la dirección de la “Sociedad Unión Jornaleros de Huacho” el 28 de agosto de 1916, más de 2,000 jornaleros de las haciendas aledañas se declaran en huelga en demanda de las 08 horas de trabajo, aumentando los salarios, y otras reivindicaciones.

El 02 de septiembre de 1916, el choque de huelguistas con la gendarmería deja como saldo dos campiñeros muertos: Cayetano Romero Chingay Ernesto Villanueva Maturrano, mártires de la lucha por las ocho horas de trabajo en Huacho. La respuesta de los jornaleros es contundente y obliga a las autoridades a suscribir la histórica Acta de reconocimiento de la jornada de 08 horas de trabajo.

En efecto, a instancias del prefecto Edgardo Arenas se instala la Comisión de Trato con presencia de algunos hacendados, la Comisión de Huelguistas en pleno, el Juez de Primera Instancia, el Cónsul de China, entre otros. Se encomienda al Dr. Alfredo Luna y Peralta, por los hacendados, y al querido maestro sindicalista Aurelio C. Guerrero, por los jornaleros, la redacción del Acta de Trato Directo. Los puntos importantes señalan:  dejar establecida la jornada de ocho horas, aumento de un 50% sobre el jornal actual. Estos acuerdos luego fueron desconocidos por los hacendados, pero llevado al Trato Directo y al Laudo Arbitral fue confirmada el 02 de octubre por los árbitros Villarán-Osores en el Fallo respectivo. Este triunfo de los jornaleros huachanos es el segundo antecedente histórico de la conquista de la jornada laboral de ocho horas en el Perú (Zubieta Núñez, 2016, págs. 90-106).

Para 1917 la jornada de 08 horas de trabajo era una realidad en las haciendas del valle del Huaura. El 1° de mayo sirvió para hermanar a los trabajadores del campo a los de la ciudad, rendir tributo a los mártires y tensar sus fuerzas para próximas luchas. En demanda de mejoras económicas y condiciones de trabajo más humana el 07 de junio alrededor de 3,000 jornaleros de las haciendas reinician la huelga, Huacho y cercanías se militarizaron con 500 gendarmes venidos de Lima.

El 14 de junio las “seroneras” (esposas de los peones y vendedores del mercado) se enfrentan con la policía y se produce la mayor matanza de mujeres que registre la historia social del Perú. Irene Salvador de Lino y Manuela Chaflojo Estupiñan junto a Manuel Linoy Filiberto Cherrepano, son algunas de las muchas víctimas de este martirologio, estimada en unas 30. A sangre y fuego se derrotó este movimiento que perseguía sólo mejores condiciones de vida para los trabajadores de las haciendas del valle.

 

Talara, Vitarte y otras luchas

La victoria de los portuarios del Callao en enero de 1913 desencadenó una ola de medidas de lucha de los más diversos gremios de trabajadores del país. Trató de ser controlada vanamente con el Reglamento de Huelgas del 24 de enero del mismo año promulgado por Guillermo E. Billinghurst. Las demandas por las ocho horas se expresaron a nivel de provincias.

 

Talara y Negritos, 1913: A mediados de mayo de 1913 los obreros de Talara y Negritos se declararon en huelga, pidiendo, entre otras mejoras, la jornada de ocho horas. Esta huelga fue un grito de protesta contra una empresa que no solo pagaba salarios irrisorios, a los trabajadores, sino que no permitía el libre comercio, ni el derecho de asociación, estando las autoridades políticas de esos lugares bajo la dependencia económica de la misma empresa. Así es que, al resonar ese grito hondo, y manifestarse la solidaridad de los obreros, las autoridades comenzaron a hostilizarlos, en toda forma, dando lugar a que los obreros se desmoralizaran un poco. Pero el secretario de la huelga se dirigió entonces a la Federación Obrera Regional Peruana, en demanda de solidaridad; y, como es natural, la F.O.R.P. envió un telegrama a los huelguistas, ofreciéndoles todo su apoyo, y acordó enviar un delegado al lugar de la huelga. Esto reanimó a los huelguistas y después de cuatro días de lucha, los obreros obtienen un aumento de 20 centavos sobre todos los jornales, salarios íntegros en todos los accidentes de trabajo, asistencia médica, y medicina para todos los obreros y sus familias, comercio libre, reingreso al trabajo de todos los obreros despedidos y una cláusula que consignaba que ningún obrero podía ser despedido del trabajo, por el término de seis meses (Martínez de la Torre, s/f, págs. 63-64).

 

Vitarte, 1914: Los trabajadores textiles de Vitarte que progresivamente veían mermados sus ingresos por no cumplir con las “tareas” dado que la materia prima con el trabajaban escaseaba por que se prefería exportar algodón y lana y no dedicarlo a los propios centros textiles que, paulatinamente, disminuían su producción. Como resultado se tenía el incremento de las amonestaciones patronales y la disminución de los ingresos salariales.

Por esta razón, la motivación central de la huelga fue el aumento de materias primas.

Esta huelga fue reprimida bárbaramente causando la muerte de los trabajadores Vilela y Miranda.

 

Talara, 1917: Los obreros de Talara, Negritos y Lobitos inician una huelga masiva en el mes de noviembre. De su pliego de reclamos destacan dos puntos:

  • Incremento en sus salarios hasta un 30 %
  • Disminución de las horas de trabajo.

El 28 de noviembre, en circunstancias que los manifestantes se dirigían a entrevistarse con el Prefecto de Piura, la policía dispersa la marcha de manera violenta. El saldo 11 trabajadores muertos y 15 heridos de suma gravedad. Así, con uso de la represión, se desmonta una justa lucha.

Progresivamente los movimientos obreros se fueron incrementando. El gobierno intentó controlarlos con medidas coercitivas, la represión selectiva a sus dirigentes (persecuciones y encarcelamientos). Las demandas se fueron homogenizando: implantación de la jornada laboral de ocho horas de trabajo como máximo, mejores condiciones de vida y trabajo, reglamentación del trabajo para niños y mujeres, entre otras.

Papel importante en organización, educación y dirección de estos movimientos le correspondió -como lo reiteramos- al anarcosindicalismo.

Así el 25 de noviembre de 1918 se reglamentó el trabajo de las mujeres y de los menores de 14 a 18 años en ocho horas diarias, sin excederse de 45 horas semanales que, tuvo sus tropiezos en su aplicación por el régimen de “tareas” vigente en muchos centros laborales. Este logro avivó los ánimos para que se exija la generalización de las ocho horas para todos los obreros.

 

Enero de 1919: la lucha decisiva

La jornada de las ocho horas fue la batalla ganada por la clase obrera, sólo la clase obrera y nadie más que por la clase obrera. Pertenece y sigue perteneciendo a ella, que peleó entonces, bajo la dirección de sus propios hombres y de sus propios organismos, elegidos democráticamente de su seno (Martínez de la Torre, s/f, pág. 46).

 

La cita viene a propósito de ciertos comentarios que pretenden atribuirles a representaciones solidarias su logro.

El 15 de enero de 1919 se oficializó la jornada de ocho horas para todos los trabajadores del país. Fue el corolario de 14 años de indesmayable brega. Lima, Callao y Huacho fueron los centros de combate más importantes. Los antecedentes de su conquista los encontramos, como se ha referido, en el Callao de 1913 y en Huacho 1916. Además, fue la culminación de 25 días de paralización de los principales gremios obreros.

En Lima, el sábado 21 de diciembre de 1918, los obreros de la fábrica textil “El Inca” iniciaron la paralización por la jornada de las 08 horas, al día siguiente, se sumaron los de “Vitarte”, “La Victoria”, “El Progreso” y “San Jacinto”. Los obreros en huelga el 22 de diciembre constituyen la Unificación Obrera Textil.

La poca previsión de los empresarios, para atender los efectos de la ley que reglamenta el trabajo de las mujeres y niños, sancionada en noviembre último, ha hecho sentir a todos los trabajadores de tejidos la necesidad de pedir la jornada legal de 8 horas. El 21 de diciembre inician el movimiento reclamatorio los obreros de la Fábrica “El Inca”, quienes ese día presentaron su pliego de reclamos, pidiendo las 8 horas como jornada legal y el 50 % de aumento de salario, sobre el trabajo hecho; a la huelga de los obreros de “El Inca” se han solidarizado sucesivamente, los de Vitarte, La Victoria, El Progreso y San Jacinto; todos los que sensiblemente están hasta este momento en paro, siendo lo peor que no haya esperanzas de que tal estado de cosas termine, pues no hay en lo absoluto gestiones al respecto (La Prensa (Lima) 03-01-1919, pág. 2).

 

Al calor de la lucha las mujeres obreras, de cada centro fabril, se van organizando en los Comités Femeninos. Así, las mujeres de las fábricas “Vitarte” y “El Inca” se unen y designan:

 

Presidenta: Sara A. de Narvarte

Vicepresidenta: Esther del Solar

Fiscal: María Herrera

Tesorera: Margarita M. de Granda

Adjunta: Agustina Araníbar

Secretaria general: Luzmila Bobadilla

Segunda secretaria: Susana Uceda (El Tiempo (Lima), 28-12-1918, pág. 3).

 

El Comité Femenino de la Fábrica “La Victoria”:

Presidenta: Mercedes Navarro

Vicepresidenta: C. Araujo

Fiscal: Emilia Ramírez

Secretaria: Luz Etelvina Galessi (El Tiempo (Lima), 31-12-1918, pág. 4).

 

El 28 de diciembre de 1918 la Unificación Obrera Textil acuerda: “Que todas las fábricas declaradas en huelga no entrarán en arreglos, mientras todas no hayan arreglado sus reclamaciones”. La solidaridad no se deja esperar. Los obreros de las fábricas de madera Ostolaza, Ciurlizza, Máuser; la Federación de Panaderos, Sindicato de Zapateros, también demandan 08 horas y el 50 % de aumento. Todos se comprometen a trabajar por la huelga general para lograr sus peticiones (El Tiempo (Lima), 29-12-1918, pág. 4). En tanto los dirigentes sindicales Nicolás Gutarra y Fernando Borjas que se dirigían a Huacho a buscar la solidaridad de sus trabajadores, son detenidos.

El 31 de diciembre la poderosa Federación de Obreros Panaderos “Estrella del Perú” ingresa al combate. El día anterior habían entregado su pliego de reclamos a los propietarios de las panaderías, con la firma de Eleazar Baquerizo (presidente) y Roque Carrasco (secretario), demandando:

 

  1. Jornada de 8 horas de trabajo para todo obrero panadero, sin distinción al trabajo que desempeñan, en contra de las 11 y 12 horas de labor.
  2. Mantención del salario acordado en 1913 (s/ 3.70 noche y s/ 3.40 día).
  3. No permitir en el trabajo a ningún obrero no asociado a la Federación.
  4. El trabajo a cargo exclusivo del Maestro, sin intervención del Patrón.
  5. Pago a los operarios diariamente.
  6. Paralización completa de labores el 10 de abril de cada año, para que los obreros celebren en aniversario de la fundación de su Federación. (El Tiempo (Lima), 31-12-1918, pág. 4).

 

Llega 1919 con miles de trabajadores dispuestos a arrancar, a sus patrones y al gobierno, la ansiada reducción de la duración de la jornada laboral. Los hechos saltantes se producen en el orden cronológico que reseñamos.

El 1° de enero más de 2,000 trabajadores textiles son desalojados del Parque Neptuno que realizan su mitin en el Campo Deportivo de Santa Beatriz. Luego se desplazan por el Paseo Colón donde son dispersados con violencia por 60 gendarmes, alrededor de 25 obreros son apaleados (El Tiempo (Lima), 2-01-1919, pág. 2).  El 02 de enero, los huelguistas reciben cartas de solidaridad de los trabajadores de Arequipa, Trujillo y Cusco. Manuel Casabona, presidente del Comité de Huelga, se dirige a Felipe Chueca, presidente de la Federación de Estudiantes del Perú, FEP, solicitándole su solidaridad. Delegados huelguistas recorren el Callao agitando la lucha y recogiendo aportes solidarios (El Tiempo (Lima), 3-01-1919, pág. 3).

Los primeros logros se muestran. El 03 de enero las panaderías “Excélsior” y “Cinco Esquinas” aceptan las 08 horas de trabajo. La Sociedad de Panaderos del Callao se suma a la huelga. El Comité Huelguista envía circulares a todos los gremios obreros instándoles a sumarse a la lucha, pues, “la cuestión planteada por ellos es de interés general para la clase trabajadora, de modo que aguardan la cooperación de todos los obreros” (El Tiempo (Lima), 04-01-1919, pág. 4).

El día 04 los dueños de panaderías intentan la solución ofreciendo 09 horas de jornada, los trabajadores de reafirman en 08 horas. Se solicita a la FEP el uso de su local para sus sesiones, accedida el 07. El día 06 llega una importante delegación de trabajadores de Huacho, hombres y mujeres, mostrando su solidaridad y entregando su aporte de s/. 80.00 al Comité Huelguista. Se plantea la constitución del Comité Pro-Paro con las delegaciones de panaderos, curtidores, jornaleros, conductores y motoristas, fideleros, zapateros, albañiles y los obreros en huelga (El Tiempo (Lima), 07-01-1919, pág. 4).

En Huacho, el 06 de enero la “Sociedad de Panaderos Unión y Trabajo” dirigido por Nicanor Márquez, Alarcón y Manuel A. Vega, entre otros se declaran en huelga en exigencia de las 08 horas de trabajo. El 11 de enero, la lucha se ve coronada por el éxito, como dan cuenta en telegrama de la Sociedad a los a la Federación de Panadero “Estrella del Perú” (La Crónica (Lima), 13-01-1919, pág. 7). Este logro alienta a los operarios de la Compañía Industrial Limitada a demandar las 08 horas que se hace realidad con la suscripción del Acta el 18 de enero con sus delegados Carlos A. Oquendo, Víctor F. del Portal y Martín Landa; igualmente los trabajadores de la Empresa de Tranvía con sus representantes Julio Ugás, Moisés Castillo y Manuel Rosell (La Patria (Huacho), 20-01-1919, pág. 3). Los trabajadores del campo y la ciudad huachanos, masivamente, se sumaron al movimiento, unos por solidaridad clasista y otros por el logro para su gremio.

El 07 de enero estalla la huelga en Casapalca, de 2,000 mineros de la firma Backus y Johnson. Los trabajadores son duramente reprimidos, mueren tres obreros abaleados (Malpica, Huaranga y otro más). En represalia los obreros responden y muere un sargento, el comisario huye. 280 hombres armados a cargo del Prefecto, coronel Edgardo Arenas, devuelven el orden y se atienden las demandas (aumento de salarios y rebajas en las mercancías) (El Tiempo (Lima), 08.01.1919, págs. 1-2).

El 09 de enero los trabajadores textiles y panaderos instalan sus campamentos en diferentes calles del centro urbano de Lima. Se plantea un plazo de 72 horas para que los trabajadores vayan a un Paro General. El 10, el gremio de curtidores da plazo de 48 horas a los propietarios para que concedan las 08 horas de trabajo. El Comité Central Huelguista emite un pronunciamiento de gratitud con los trabajadores de Huacho, Barranca y Supe, lo suscribe Fausto Narvarte. El 12 se reconstituye la Federación Obrera Marítima y Terrestre del Callao a iniciativa de Fernando E. Vera y José C. Robles, antiguos presidente y secretario general, reelectos en dichos cargos. Se constituye el Comité Mixto Obrero Estudiantil, para el ejercicio de la solidaridad de los estudiantes (con sus delegados Quezada, Bueno y Haya).

En medio de la agitación sin precedentes: tejedores, panaderos, galleteros, curtidores, conductores y motoristas, sastres, papeleros, fideleros, zapateros, albañiles y otros se declaran en Paro Nacional el día 13 de enero. La represión con clausura de locales, apaleamientos, persecuciones, detenciones no arredra a los obreros. El diario de oposición El Tiempo, que brindaba amplia cobertura a la lucha obrera, es clausurado (el 14 deja de salir y reaparece el 23 de enero, lo que nos priva de valiosa información). El paro es acatado masivamente en el Callao, Huacho, Casapalca y otras ciudades, con masivas movilizaciones. Para el 13 de enero se contaba con más de 200 presos depositados en el Cuartel de Santa Catalina.

Desde un inicio se vislumbra entredichos con los delegados estudiantiles que pretenden en erigirse en directores del movimiento:

Un nuevo y acalorado debate tuvo lugar al darse cuenta de sus gestiones, y la mayoría acordó declarar que el proceder de los estudiantes sería aceptado sólo en lo que se refiere a la solidarización de ideales y como amigables componedores; pero de ninguna manera como árbitros, ni como directores del movimiento (La Prensa (Lima), 14-01-1919, pág. 1).

 

Precisamente el 14 de enero la delegación universitaria presentó una contrapuesta, a manera de alternativa, ante el Ministro de Fomento y los huelguistas: “1. concesión de la jornada de 8 horas con el haber que hoy perciben; 2. por la hora más que piden las empresas se abonará la parte proporcional a cada jornal” (La Prensa (Lima), 15-01-1919, p.3, edición mañana) Esto fue entendido como una propuesta de 09 horas de trabajo y generó un duro debate entre los huelguistas y la desecharon. Finalmente, el 15 de enero en la mañana, luego de una ardua discusión, aprobaron una nueva contrapropuesta:

 

Esta mañana, a las diez, los miembros del Comité Central Ejecutivo de la Huelga, reunidos bajo la presidencia del señor Fausto Narvarte, en el salón de actos de la Federación de Estudiantes, celebraron sesión, para acordar las bases de una nueva contrapropuesta, a los capitalistas.

Después de estudiar ampliamente el pliego desechado ayer por la asamblea, se redactó el siguiente memorial:

El Comité Ejecutivo Central de la Huelga, ha acordado la siguiente contrapropuesta:

1°. Jornada de ocho horas, con el respectivo aumento a los destajeros, que venga a nivelar el haber que percibimos trabajando diez horas o sea un aumento de cincuenta por ciento, quedando abolidas las tareas y gratificaciones.

2° Por la hora extraordinaria que se trabaje, se pagará una gratificación de treinta centavos, o sea s/. 1.50, semanalmente.

3° Los obreros que trabajen en las noches, las ocho horas y además, un aumento del treinta por ciento, como trabajo extraordinario que esto signifique.

4° El horario que regirá en adelante, será como sigue, de siete a once de la mañana y de una a cinco de la tarde (7 a 11 am – 1 a 5 pm).

Cláusula especial referente a la fábrica “El Inca”. Las máquinas automáticas se distribuirán a razón de ocho por tejedor, siguiendo las mismas tarifas más el 20 por ciento de los telares corrientes.

Lima, enero 15 de 1919

El Comité Central Ejecutivo de la Huelga (La Prensa (Lima), 15-01-1919, pág. 1 [ed. extraordinaria]).

 

Más y más gremios, como los sastres, se suman a la paralización. En Morococha estalla la huelga.

 

La oficialización de la jornada de ocho horas de trabajo

El día 15 de enero es un día de mucha tensión, con idas y movidas. El prefecto de Lima, coronel Edgardo Arenas, es relevado y designado el coronel Pedro P. Martínez en su reemplazo. El ministro Vinelli, al recibir la contrapropuesta del Comité Huelguista, ofrece solucionar en el día el conflicto.

Portada del diario La Crónica (15-05-1919)
Imagen 7. Imagen 7. Portada del diario La Crónica (15-05-1919).

En este contexto, el 15 de enero, en horas de la tarde, se arranca el Decreto Supremo de oficialización de jornada de 08 horas de trabajo al gobierno de José Pardo. El hecho es comunicado telefónicamente por el Dr. Arturo Pérez Figuerola del Ministerio de Fomento al Comité de Huelga que se hallaba en sesión permanente en el local de la FEP. El Comité se dirige al Ministerio, allí Fausto Narvarte, presidente del Comité Ejecutivo de la Huelga, recibe el texto del Decreto de manos del ministro Vinelli.

En el local de Asambleas Unidas, Fausto Narvarte dio a conocer el texto del Decreto, lleno de alborozo y planteó la suspensión del Paro Nacional. Llega el ministro Vinelli y el Dr. Pérez que son invitados a dirigir la palabra a los asistentes. Luego, ordenadamente, salen a las calles a un desfile de júbilo, acompañados del ministro Vinelli y los delegados estudiantiles. Llegan al pie de los balcones del Palacio de Gobierno, sale el presidente y sus ministros. Filiberto Noriega del gremio de motoristas y conductores agradece y solicita la libertad de los presos. Pardo, entre otras, manifiesta: “…el decreto que acabáis de conocer es la expresión decisiva de que los hombres que estamos al servicio de la patria no tenemos sino una sola guía: la justicia, téngala quien la tenga”.

El presidente Pardo invita a la Comisión Ejecutiva de la Huelga a ingresar a Palacio. Allí, Fausto Narvarte agradece la expedición del decreto y le comunica la finalización del paro. Carlos Rivadeneyra del gremio de panaderos insiste en el pedido de libertad de los presos. Lizardo Medina del gremio de textiles “Vitarte” aboga por los presos de Casapalca. Pardo invita a Narvarte llevar el decreto a Casapalca. Las muestras de complacencia y júbilo duraron toda la noche (La Prensa (Lima), 16-01-1919, págs. 4-5).  No era para menos, se cerraba un capítulo de 14 años de indesmayable lucha. Ahora se iniciaba la lucha en cada centro laboral por hacer respetar la conquista. El texto del decreto es el siguiente:

 

El Presidente de la República,

Teniendo en consideración:

1°- Que no se ha llegado a acuerdo entre algunos establecimientos industriales y sus trabajadores respecto al tiempo de duración del trabajo y las modificaciones solicitadas en los actuales salarios;

2°- Que es deber del Estado en sus propios establecimientos o en trabajos públicos que ejecute señalar las condiciones más compatibles entre el interés del Estado y el de sus operarios;

DECRETA:

Art. 1°.- En los talleres del Estado, en sus ferrocarriles, establecimientos agrícolas e industriales y en las obras públicas que ejecuta el Gobierno, se fija en ocho horas el tiempo de trabajo diario, manteniéndose el monto de los actuales salarios,

Art. 2°.- En las fábricas, ferrocarriles, establecimientos industriales, agrícolas y mineros, de empresas o de particulares el tiempo de la duración de trabajo diario se fijará de mutuo acuerdo entre los propietarios, industriales o administradores con los operarios. A falta de acuerdo y, mientras el Congreso estatuye sobre el particular, el tiempo de duración del trabajo quedará sometido de hecho el régimen oficial de ocho horas, manteniendo el monto de los actuales salarios;

Art. 3°.- Las diferencias que se produzcan entre las partes, sea por aumento solicitado en los salarios, sea por las nuevas tazas que deben  establecerse para conservar su monto actual, se resolverán por árbitros cuando los interesados no lleguen a un arreglo directo. Los árbitros se designarán uno por cada parte y el dirimente será nombrado por el Presidente de la Corte Superior de Justicia. El arbitraje debe resolverse en un plazo máximo de ocho días.

Dado en Lima, en la Casa de Gobierno, a los quince días del mes de enero de mil novecientos diez y nueve.

JOSÉ PARDO                   M. A. VINELLI (Martínez de la Torre, s/f, pág. 98).

Portada del periódico La Protesta (1ª quincena de enero de 1919)
Imagen 8. Portada del periódico La Protesta (1ª quincena de enero de 1919).

 

Finalmente

La concreción de las 08 horas de trabajo no significó la consumación de las luchas del movimiento obrero. No era la única reivindicación a conseguirse. Había otras demandas: libertad de asociación, reunión y prensa obrera; reconocimiento del derecho de huelga; establecimiento de la seguridad y asistencia social; protección del trabajo de mujeres y menores de edad; la implantación del salario mínimo y el sueldo mínimo; etc.

Para que todo esto se vaya concretando era necesario superar muchas limitaciones que se fueron vislumbrando: las formas de organización y lucha de los trabajadores se tornaron anacrónicas; igualmente, la ideología del anarcosindicalismo. Imprimir el carácter de frente único al movimiento obrero, así como, dotarle de una línea clasista, permitieron -más adelante-  a José Carlos Mariátegui y sus seguidores, su organización y centralización clasista a nivel nacional al dar expresión a la Confederación General de Trabajadores del Perú, CGTP, el 17 de mayo de 1929.

100 años después, en el centenario de esta conquista es menester rescatar el legado de organización, combatividad, mística, entrega, heroísmo, solidaridad, unidad, la acción directa, etc., que caracterizaron a los movimientos de los trabajadores de las primeras décadas del siglo XX. Esta no fue una conquista solo para ellos, también lo fue para la posteridad, la jornada laboral de ocho horas.

En la coyuntura actual en que las condiciones de vida y trabajo de los trabajadores del Perú se han visto retaceadas por las políticas gubernativas, es bueno mirar el pasado para sacar lecciones y asumir nuevos retos para otras conquistas.

El legado de los mayores invisibilizado por los propios trabajadores en esta fecha centenaria, amerita su plena valoración. En este propósito nos alegra que el Ministerio de Cultura haya declarado como Patrimonio Cultural de la Nación a los diecisiete libros de actas, inscripciones y comunicaciones de la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú, por Resolución Viceministerial Nº 013-2019-VMPCIC-MC del 30.01.2019, como homenaje a la representación de los obreros que impulsaron y lograron la jornada de ocho horas de trabajo.

 

Anexo. “Declaran Patrimonio Cultural de la Nación los diecisiete Libros de Actas, Inscripciones y Comunicaciones de la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú”

RESOLUCIÓN VICEMINISTERIALNº 013-2019-VMPCIC-MC

Lima, 30 de enero de 2019

VISTOS, el Oficio N° 045-2019-AGN/JEF del Archivo General de la Nación; el Informe N° 012-2019-AGN/DAH de la Dirección de Archivo Histórico y el Informe N° 006-2019-AGN/DAH-ARDPD-LAMH-BRC del Área de Registro y Defensa del Patrimonio Documental Archivístico de la Dirección de Archivo Histórico del Archivo General de la Nación; y,

CONSIDERANDO:

Que, el artículo 21 de la Constitución Política del Perú prescribe que los yacimientos y restos arqueológicos, construcciones, monumentos, lugares, documentos bibliográficos y de archivo, objetos artísticos y testimonios de valor histórico, expresamente declarados bienes culturales, y provisionalmente los que se presumen como tales, son Patrimonio Cultural de la Nación, independientemente de su condición de propiedad privada o pública; los mismos que se encuentran debidamente protegidos por el Estado;

Que, el artículo II del Título Preliminar de la Ley N° 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación, define como bien integrante del Patrimonio Cultural de la Nación a toda manifestación del quehacer humano -material o inmaterial- que por su importancia, valor y significado paleontológico, arqueológico, arquitectónico, histórico, artístico, militar, social, antropológico, tradicional, religioso, etnológico, científico, tecnológico o intelectual, sea expresamente declarado como tal o sobre el que exista la presunción legal de serlo. Dichos bienes tienen la condición de propiedad pública o privada con las limitaciones que establece dicha Ley;

Que, conforme a lo previsto en el artículo IV del antes mencionado Título Preliminar, modificado por el Decreto Legislativo N° 1255, es de interés social y de necesidad pública la identificación, generación de catastro, delimitación, actualización catastral, registro, inventario, declaración, protección, restauración, investigación, conservación, puesta en valor y difusión del Patrimonio Cultural de la Nación y su restitución en los casos pertinentes;

Que, el numeral 1.2 del artículo 1 de la precitada Ley, establece que integran el Patrimonio Cultural de la Nación los bienes materiales muebles, entre los que se encuentran los manuscritos raros, incunables, libros, documentos, fotos, negativos, daguerrotipos y publicaciones antiguas de interés especial por su valor histórico, artístico, científico o literario; asimismo, los documentos manuscritos, fonográficos, cinematográficos, videográficos, digitales, planotecas, hemerotecas y otros que sirvan de fuente de información para la investigación en los aspectos científico, histórico, social, político, artístico, etnológico y económico;

Que, asimismo, el artículo 69 del Reglamento de la Ley N° 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación, aprobado por Decreto Supremo N° 011-2006-ED, define al Patrimonio Cultural Archivístico como el conjunto de documentos de cualquier época, manifestada en todas sus expresiones, en lenguaje natural y cualquier expresión gráfica, sonora o en imagen, recogidas tanto en soporte convencional o informático, generados y/o recibidos en cumplimiento de las competencias y actividades de las entidades públicas o privadas del ámbito nacional;

Que, de conformidad con lo establecido en el literal b) del artículo 7 de la Ley N° 29565, Ley de creación del Ministerio de Cultura, modificado mediante Decreto Legislativo N° 1255, es competencia exclusiva del Ministerio de Cultura respecto de otros niveles de gobierno, realizar acciones de declaración, generación de catastro, delimitación, actualización catastral, investigación, protección, conservación, puesta en valor, promoción y difusión del Patrimonio Cultural de la Nación;

Que, el literal a) del artículo 14 de la citada norma, concordante con el numeral 9.1 del artículo 9 del Reglamento de Organización y Funciones del Ministerio de Cultura, aprobado mediante Decreto Supremo N° 005-2013-MC (en adelante, ROF), señala que corresponde al Viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, la declaración, administración, promoción, difusión y protección del Patrimonio Cultural de la Nación;

Que, el Archivo General de la Nación (AGN) se constituye en un organismo público adscrito al Ministerio de Cultura, en virtud de lo dispuesto por el artículo 11 de la Ley N° 29565, Ley de creación del Ministerio de Cultura y el artículo 101 del ROF;

Que, por otro lado, de conformidad con lo establecido en el literal d) del artículo 2 del Texto Único Ordenado del Decreto Legislativo N° 120, Ley Orgánica del Archivo General de la Nación, aprobado mediante Decreto Supremo N° 013-90-JUS, son funciones del Archivo General de la Nación calificar, acopiar, conservar, organizar, describir y servir la documentación histórica con valor permanente y trascendente para la Nación y la documentación proveniente de la administración pública central, con sujeción a la legislación sobre la materia;

Que, mediante Oficio N° 045-2019-AGN/JEF de fecha 23 de enero de 2019, la Jefatura del Archivo General de la Nación remite al Despacho Viceministerial de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales la propuesta de declaratoria de Patrimonio Cultural de la Nación de los diecisiete Libros de Actas, Inscripciones y Comunicaciones de la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú;

Que, la Dirección de Archivo Histórico hizo suyo el Informe N° 006-2019-AGN/DAH-ARDPD-LAMH-BRC del Área de Registro y Defensa del Patrimonio Documental Archivístico, a través del cual se señala que los diecisiete Libros de Actas, Inscripciones y Comunicaciones de la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú, por su contenido, son documentos de la vida institucional de la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú, desde su fundación como una sociedad, su protagonismo en las luchas y protestas por derechos laborales hasta tiempos posteriores al establecimiento de la jornada laboral de las ocho (8) horas;

Que, dichos documentos contienen inscripciones y datos biográficos de los socios, la participación en elecciones internas, huelgas, conferencias, etc., y el intenso intercambio político, cultural y social con numerosas asociaciones y federaciones contemporáneas; los mismos que se encuentran custodiados por la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú;

Que, asimismo, son de gran significado, valor e importancia, ya que permiten apreciar el origen de uno de los sindicatos más antiguos y resistentes del continente sudamericano, impulsor y actor de las conquistas sociales importantes como la jornada laboral de las ocho (8) horas, cuya lucha queda plasmada en sus Actas, sesiones y oficios;

Que, además, estos documentos permiten analizar las sociedades mutualistas de apoyo entre los integrantes de un gremio, la finalidad y estrategia para conseguir el bienestar de sus miembros y cómo este tipo de asociaciones fue dejando paso a una búsqueda de reivindicaciones socioeconómicas más profundas;

Que, finalmente, los diecisiete Libros de Actas, Inscripciones y Comunicaciones de la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú, permiten apreciar aspectos de la sociedad peruana de principios del siglo XX en lo concerniente al cambio demográfico y el impacto de las inmigraciones europeas y asiáticas, la lucha por la subsistencia a nivel de las clases populares y sus relaciones con el Estado y las clases dominantes; motivo por el cual, se recomienda su declaratoria como Patrimonio Cultural de la Nación, por su valor permanente y constituir fuente de investigación histórica cultural, que contribuya a la construcción de nuestra identidad nacional;

De conformidad con lo dispuesto en la Ley N° 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación; la Ley N° 29565, Ley de creación del Ministerio de Cultura, el Texto Único Ordenado del Decreto Legislativo N° 120, Ley Orgánica del Archivo General de la Nación, aprobado por Decreto Supremo N° 013-90-JUS; el Reglamento de la Ley N° 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación, aprobado por Decreto Supremo N° 011-2006-ED; el Reglamento de Organización y Funciones del Ministerio de Cultura, aprobado mediante Decreto Supremo N° 005-2013-MC; y el Texto Único Ordenado de la Ley N° 27444, Ley del Procedimiento Administrativo General, aprobado mediante Decreto Supremo N° 004-2019-JUS;

SE RESUELVE:

Artículo 1.- Declarar Patrimonio Cultural de la Nación los diecisiete Libros de Actas, Inscripciones y Comunicaciones de la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú, los cuales se encuentran custodiados por la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú.

Artículo 2.- Disponer la publicación de la presente Resolución Viceministerial en el Diario Oficial “El Peruano”, así como su difusión en el Portal Institucional del Ministerio de Cultura (www.cultura.gob.pe).

Artículo 3.- Notificar la presente Resolución Viceministerial al Archivo General de la Nación y a la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú, para los fines consiguientes.

Regístrese, comuníquese y publíquese.

LUIS GUILLERMO CORTÉS CARCELÉN

Viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales

Fuente: Ministerio de Cultura (2019). Resolución Viceministerial Nº 013-2019-VMPCIC-MC del 30.01.2019 que declara como Patrimonio Cultural de la Nación a los diecisiete libros de actas, inscripciones y comunicaciones de la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú. El Peruano (Lima), 31-01-2019, págs. 19-20.

 

Referencias bibliográficas:

  • Bardella, G. (1964). Setenta y cinco años de vida económica del Perú, 1889-1964. Lima: Banco de Crédito del Perú.
  • Basombrío, C. (1981). El movimiento obrero. Lima: Tarea Asociación de Publicaciones Educativas.
  • Burga, M., & Flores Galindo, ‎. (1987). Apogeo y crisis de la República Aristocrática. Lima: Rikchay.
  • El Peruano. (30 de enero de 2019). Declaran Patrimonio Cultural de la Nación los diecisiete Libros de Actas, Inscripciones y Comunicaciones de la Federación de Obreros Panaderos Estrella del Perú. El Peruano. Obtenido de https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/declaran-patrimonio-cultural-de-la-nacion-los-diecisiete-lib-resolucion-vice-ministerial-no-013-2019-vmpcic-mc-1736778-1/
  • Haya de la Torre, V. R. (1989). La jornada de las 8 horas. Lima: Edit. L. F. Lann.
  • Kápsoli, W. (1976). Las luchas obreras en el Perú 1900-1919. Lima: Delva Editores.
  • Lévano, C. (1967). La verdadera historia de la jornada de las ocho horas en el Perú. Lima: Ediciones Unidad.
  • Lévano, C. (2006). Manuel y Delfín Lévano. La utopía libertaria en el Perú. Lima: Fondo editorial del Congreso del Perú.
  • Lévano, C. (2019). Las ocho horas. La historia real de una conquista exclusivamente obrera. Lima: Sinco Editores.
  • Martínez de la Torre, R. (1947). Apuntes para una interpretación Marxista de la Historia Social del Perú, vol. 1. Lima: Empresa Editora Peruana.
  • Martínez de la Torre, R. (s/f). El movimiento obrero peruano 1918-1919. Lima: Cronos.
  • Nicho, I. (1976). Historia de Huacho, 1874-1974. Síntesis y otras notas. Huacho: Imprenta La Libertad.
  • Pareja Pflucker, P. (1978). Anarquismo y sindicalismo en el Perú (1904-1929). Lima: Rikchay.
  • Portocarrero, J. (1987). Sindicalismo peruano. Primera etapa, 1911-1930. Lima: Gráfica Labor.
  • Sabroso Montoya, A. (1967). Primero de Mayo (1886-1967). Versión histórica del martirologio de Chicago. Lima: s.p.i.
  • Sulmont, D. (1981). El movimiento obrero peruano (1890-1980). Reseña histórica. Lima: Tarea Asociación de Publicaciones Educativas.
  • Zubieta Núñez, F. (2016). Las luchas sociales en el Perú. Huacho 1916-1917. Huacho: Gráfica Imagen.

 

Fuentes hemerográficas:

  • El Callao (Callao)
  • El Comercio (Lima)
  • El Peruano (Lima)
  • La Crónica (Lima)
  • La Patria (Huacho)
  • La Prensa (Lima)
  • La Protesta (Lima)
  • El Tiempo (Lima)

 

Cómo citar este artículo:

ZUBIETA NÚÑEZ, Filomeno, (2020) “La conquista de las ocho horas de trabajo en el Perú: una mirada retrospectiva”, Pacarina del Sur [En línea], año 11, núm. 42, enero-marzo, 2020. ISSN: 2007-2309.

Consultado el Domingo, 31 de Mayo de 2020.

Disponible en Internet: www.pacarinadelsur.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1841&catid=5

Si deseas colaborar con nosotros, lee las indicaciones para publicar