Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur

Paraguay, Lugo y una “guerrilla”… Algunas consideraciones sobre el artículo de Diego Ghersi[nota]1[/nota]

Sin los representantes de los entonces prósperos distritos del Norte del Paraguay Oriental no hubiese sido posible la creación del Estado Nacional Independiente paraguayo. De esa región, emporio del trabajo, vino gran cantidad de diputados que proclamaron la República en 1813, en la capital Asunción. Allí Carlos Antonio López acrecentó la fortuna de su esposa y la propia.

Palabras clave: guerrilla, Paraguay, Lugo, Iglesia Católica

 

El empobrecimiento del Norte

Sin los representantes de los entonces prósperos distritos del Norte del Paraguay Oriental no hubiese sido posible la creación del Estado Nacional Independiente paraguayo. De esa región, emporio del trabajo, vino gran cantidad de diputados que proclamaron la República en 1813, en la capital Asunción. Allí Carlos Antonio López acrecentó la fortuna de su esposa y la propia.

La dictadura democrática y revolucionaria del Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia, procedió a la destrucción de los latifundios, lo que hizo que el Estado aparezca como el gran propietario de las tierras. Francia entregó parcelas a los campesinos bajo el régimen de la tenencia de la tierra, a bajos alquileres y plazos prorrogables, bajo la figura de la enfiteusis.

Los dos López prosiguieron la tarea de consolidar la emancipación nacional, bajo otras condiciones históricas, hasta la destrucción del Estado Nacional Independiente  paraguayo durante la genocida guerra de 1864-1870.

La llamada Constitución del 70, redactada[3] cuando aún humeaban las ruinas y estaba húmeda todavía la sangre de los combatientes, bajo ocupación militar de los Aliados – los señores convencionales por poco se sentaban sobre las bayonetas aliadas-, abrió los resquicios para la restauración de los latifundios. La delimitación de los límites territoriales de los países de la región del Plata fue impuesta por el Brasil, para el no cumplimiento de las cláusulas del Tratado de la Triple Alianza, según las cuales Argentina debía posesionarse de TODO el Chaco. En plena guerra, en 1867, una ofensiva diplomática brasileña en Bolivia, se dedicó a promover la reclamación del territorio por dicho país, generando así las bases del conflicto paraguayo-boliviano de 1932-1935.

La posición geográfica hizo que la ciudad de Concepción apareciera como abastecedora, vía fluvial mediante, del Pantanal brasileño y de los establecimientos que procedían a la extracción del tanino de los quebrachos.[4] Puerto Casado, Puerto Sastre, Puerto Pinasco, etc. A la vez era el foco de la triangulación del comercio de la yerba y, más tarde, del café. La carrera de los vapores partía de Buenos Aires, pasaba por Asunción, Concepción, hasta alcanzar  Corumbá y, eventualmente Cuyabá. El capital anglo-argentino se enseñoreaba, por entonces.

La construcción del puente de Tres Lagoas, sobre el río Paraná, hizo que la vía férrea, que provenía del nudo ferroviario de Baurú,  llegara hasta el mismo río Paraguay. Recién allí se inicia la consolidación del Brasil en la región del Mato Grosso, ensanchando así su mercado interno, el que con anterioridad estaba más ligado a Buenos Aires, Asunción en menor medida, y Montevideo que a Río de Janeiro.

La deforestación intensiva a que fuera sometido el territorio del Norte del Paraguay Oriental, comenzó al no más consolidarse el régimen liberal, que se impusiera luego de la llamada Revolución de 1904, organizada, financiada e impulsada por el capital anglo-argentino. Centenares de miles de troncos de madera dura[5] y otros tantos postes de palmas[6] contribuyeron a la expansión ferrocarrilera de Argentina, para ser empleados como  “durmientes” de las vías férreas y de columnas de telégrafos, las que siempre iban en paralelo con las vías.

El desplazamiento del tanino extraído del quebracho, por productos sintéticos, produjo el cierre de los establecimientos  fabriles del Alto Paraguay, quebrantando aún más la decadente economía de la región. A la vuelta de los ’60, los otrora activos centros de producción, sufrieron una acusada baja en lo demográfico, produciéndose un despoblamiento casi completo.

Durante el gobierno de Stroessner, entre mediados y finales de los ‘70 se construyeron dos puentes sobre el Río Paraguay, uno en las cercanías de Asunción y frente a Concepción, el otro. Esto trajo un cierto alivio a la región norteña. Debido a que, por  aquella época, ya no se accedía a los créditos de desarrollo, no se había puesto el pavimento a la carretera que partía de Concepción. La lógica militar de Stroessner hizo que se ordenara primero la construcción del puente para luego pensar en la pavimentación.

Las zonas liberadas

Las “zonas liberadas” aparecen luego de la salida de Stroessner, en  1989, cuando el MCP, Movimiento Campesino Paraguayo, liderado por Gabriel García, se descompone en varios pequeños grupos locales. En el Departamento de San Pedro se destaca el grupo de Elvio Benítez, ex agente infiltrado por el Ejército, convertido, rápidamente en líder. Varios de estos “jefes” de movimientos campesinos tienen como pasado el haber servido a la Policía o a alguna fuerza pública. Detrás de las reivindicaciones, detrás de manifiestos y proclamas liberadoras, siempre aparece el nexo con los traficantes de marihuana. Este cultivo, junto con la deforestación  permite a esas “organizaciones” el acceso a cuantiosas remesas  de dinero.

Con el reparto de más de 400 000 salarios[7] y el masivo reparto de víveres,  en el campo ya nadie trabaja. No se planta algodón, ni siquiera los cultivos de subsistencia, ni nada. Los royalties de Itaipú, son empleados para formar la nueva clientela.

Orígenes del EPP

La diócesis de San Pedro fue organizada por el Obispo Oscar Páez Garcete, sociólogo, al que sucede Lugo, a comienzos de lo ’90.  Con la llegada de éste comienzan los problemas, pues se viene con sus ex seminaristas del Sur, de Obligado, donde funciona un Seminario de la Congregación del  Verbo Divino. Toda la dirigencia del EPP tiene lazos de amistad con el ex Obispo. Esa Diócesis permaneció estancada durante la administración de Lugo. Recién con la designación de su sucesor, Monseñor Adalberto Martínez, dicho Obispado ha recomenzado a funcionar en serio.

El Secuestro de la Sra María Edith Bordón de Debernardi, en el 2001, durante el gobierno de Luís Ángel Gonzáñez Macchi,   esclarece la relación de Fernando Lugo con los principales cabecillas de la operación. El actual Ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Lacognata (médico pediatra) actuó de nexo entre el entonces Obispo y el Ministro de Justicia y Trabajo Silvio Ferreira (médico) para la liberación de Arrom y Martí, dirigentes del Partido  Patria Libre (PL) - del cual Ferreira era afiliado-  en poder de cierto grupo policial corrupto,  que buscaba quedarse con el dinero obtenido por el rescate. Arrom y Martí habían confiado una parte de lo cobrado[8] a un agente encubierto de los americanos, que había actuado por años en el Movimiento Popular Colorado (MOPOCO), en el exilio de Montevideo y Buenos Aires. La actual Ministra de Salud, Dra. Esperanza Martínez, amiguita de Lugo, y  el inefable Héctor Lacognata, son los que extendieron, a nombre de una “Junta médica”, el certificado  en el que se consigna que Juan Arrom  y Anuncio Martí habían padecido torturas. Es Lacognata el sindicado de haber “sacado”  del país a Arrom y Martí, conduciendo la camioneta de Lugo

Bajo el gobierno de (Oscar) Nicanor Duarte Frutos, se produce una oleada de secuestros, entre ellos,  el trágico  de Cecilia Cubas, hija del ex presidente. En este suceso están metidos, hasta las orejas, todos los amiguitos de Lugo. El mismo  Fernando Armindo Lugo Méndez declaró que no le constaba lo del secuestro, cuando que esto aparecía en todas las primeras planas de los diarios y se gritaba en todas las radioemisoras del país. Se constató un intenso ir y venir de “políticos” a la Diócesis de San Pedro, durante el desarrollo de  estos dos sonados casos.

Nicanor inicia un coqueteo con Chávez, hasta se cala la boina, al estilo Guevara y el mismo Chávez. Recibe cuantiosas remesas de dinero, para que “trabaje” por su reelección. Paralelamente, los bolivarianos dirigen más “efectivos” a los muchachos de Lugo, con lo que se financia, entre otras cosas, los incontables incendios forestales intencionales en San Pedro, Concepción y en el Parque Nacional San Rafael, al Sur del país. Los expertos han encontrado innumerables pruebas de estos actos criminales, los que cesaron en agosto de 2008, cuando Nicanor se fue. El enorme avión hidrante Ilushin, cuya aparición para combatir los incendios  Chávez había  prometido, nunca llegó.

La misma Iglesia Católica estuvo metida en la llegada de Lugo al gobierno. La inclusión, en el calendario católico,  del tema Caída y muerte de Nicanor (Macabeos) para  la Misa del domingo 20 de abril de 2008, comenzó a ser leído, en todos los templos católicos del Paraguay, en la atardecida del 19.  En casi todas las homilías de la fecha, se instó a votar por Lugo. Casi todos los curas, al despedirse de la gente, desde meses antes,  decían: “hasta Lugo”. Frase ésta acuñada por el P. Carlos Heyn Schupp (historiador) de la Sociedad Don Bosco.

Los diversos organismos del Estado se encuentran tachonados de curas con permiso, ex curas, seminaristas con permiso, ex seminaristas de toda clase, de ex monjas, ordeñando  todos ellos las escuálidas ubres  del Estado.

La no impugnación de la candidatura de Lugo, por parte de Nicanor y su partido, se encuentra en el presupuesto del aporte de Chávez. Al Obispo se lo dejó correr libremente, pese a la taxativa prohibición constitucional.

Nicanor no movió un dedo para reprimir al EPP y Lugo menos. Es más, según declaraciones de miembros de su “seguridad”, dos de los principales del EPP, Magna Meza es bien seguro, se reunían con el Obispo-presidente en  la residencia presidencial, una vez al mes, hasta hace unos cincuenta días atrás. Todo esto se sabe, se sabe muy bien. El distanciamiento entre el Presidente y el EPP comenzó, cuando éstos secuestraron al ganadero Lindström. Este acto desnudaba una realidad: el grupo se había desmadrado.

“Intentos destituyentes”

No sé a qué se refiere Diego Ghersi cuando habla de esto. Los Republicanos (colorados) no están interesados, al menos por el momento, en destituir a Lugo. No les agrada la idea de que sea el Vicepresidente Federico Franco (Liberal) el sucesor. Esperan que todo se siga pudriendo: la gente ya empieza a pedir, a gritos, que vuelvan  pues, al parecer,  tienen la percepción de que son  menos ladrones que Lugo y sus amiguitos. Se habla, es cierto, de Juicio político pero con la finalidad de quitarle algunas ventajitas al “poder”. Simples amagos interesados.

Tampoco sé a qué proyectos postergados se refiere Ghersi. Lugo no los tiene, no los tuvo NUNCA. Llegó al Palacio de López  sin abrir la boca para estas cosas. Jamás se definió.

Lo de la presencia de militares de los USA, afincados en Mariscal Estigarribia, no sé de dónde sale.  La pista que construyeron, hace más de treinta años no se halla custodiada por nadie. Es la mejor pista de aviación de América meridional, por sus condiciones: en medio de una inmensa planicie,  de hormigón, 6 000 m de longitud, con apenas 15 cm de diferencia en los extremos, nivelación excelente, si se tiene en cuenta que la del Aeropuerto de llegada a Asunción, presenta una diferencia de 13 m ente cabeceras, en una distancia de 3 500. Su concepción corresponde a la doctrina de la época de su tendido. Hoy ellos no la necesitan, como lo demostraron en Haití, hace poco. En realidad, el antecedente está en Guadalcanal. La pista de Mariscal Estigarribia  y la mítica “base” es un garrote que  argentinos y bolivianos han revoleado  por años. No se escuchó siquiera un ronroneo cuando empresarios rusos mostraron su interés en alquilar la  pista, para explotarla como aeropuerto carguero.

Hace años que no se realizan maniobras militares conjuntas entre tropas americanas y paraguayas. Los oficiales paraguayos de la Marina, el Ejército y la Aviación no reciben adiestramiento serio desde los tiempos de Stroessner. El país esta inerme. Han destruido el Servicio Militar Obligatorio (SMO). No hay soldados. El presupuesto  de defensa va más hacia los “empleados militares” que a combatientes. Se tienen 48 Generales y ningún soldado. Centenares de Coroneles, Tte. Coroneles, Mayores, Capitanes, Tte. 1°, Tenientes y subtenientes, con sus equivalentes en la Marina y la Fuerza Aérea. Debajo, algunos centenares de Suboficiales y Sargentos. Luego, NADA. Una grotesca pirámide invertida.

Todo el mundo sabe que el verdadero Comandante de las Fuerzas Militares del Paraguay es un General Venezolano que funge de agregado militar. Cargo privativo de un Coronel. Este General, de apellido Carrizales, es el que digita los nombres, las promociones y las designaciones. La desmoralización es patente, en todos los niveles, por lo manifiesta. Son conocidas las quejas  de los oficiales que deben soportar las directivas de unos “instructores” barrigones, fuera de toda forma, que se pasan recorriendo, con sus enormes helicópteros, saltando de orgía en orgía.

La ruptura entre Lugo y sus amiguitos ex seminaristas, integrantes del EPP, hizo que la presencia militar y policial en la zona sea como nunca antes. Nunca antes se controló tanto esa zona. Jamás se procedió a la quema de tantas plantaciones de la “hierba maldita” (marihuana) como en estos meses de gobierno.   Así también no ha caído un sólo “guerrillero”. Lugo tiene a las fuerzas militares y policiales sin definirles su curso de acción. Humilló a los militares al ponerlos, de hecho, bajo subordinación policial.

Descabezó dos veces a la cúpula militar, es decir cada vez que le demostraban dónde y cómo estaban los “guerrilleros”. Pasó a retiro a todos, todos, los especialistas en contrainsurgencia. No tiene interés en la destrucción de la banda.

El Ministro Luís Bareiro Spaini, fue agregado militar en Washington y Profesor de la Escuela de las Américas, por varios años.   Allegados a Lugo dicen que recibió mucho dinero para adoptar la posición frente a la Embassy. Cosa creíble.

Los últimos reveses de Lugo en el  Parlamento son debidos más  a su torpeza personal, a su soberbia, y la de sus colaboradores, que a otra cosa. El senador Alfredo Luís Jaeggli, liberal,  pide, ahora, en “bandeja de plata” las cabezas de Bareiro Spaini y Dionisio Borda (Hacienda) para considerar la aprobación del presupuesto 2012.

En cuanto a la distanciación entre Lugo y su Vicepresidente, ésta se debe a la abierta ingerencia y entrometimiento del Primer Mandatario en las internas liberales, tratando de privar de base política a Franco y favorecer a los liberales “luguistas”: el Senador Llano y el Ministro Alegre.

Finalmente

En cuanto a  la “prensa amiga” de Lugo, sobre todo, periodistas,  y de las filtraciones de información, hay demasiadas cosas que decir. El diario abc es el que más golpea al gobierno de Lugo, luego de apoyarlo en los últimos meses de la campaña electoral. Sus editoriales o artículos de fondo, eran permanentemente  contrarrestados por gráficos y “sueltos”,  pero que a estas horas ya no pueden mitigar los ataques.

La tragedia –o bendición- del Paraguay es que dio inicio a su emancipación, desde posiciones histórico-sociales muy atrasadas. Nunca tuvo una burguesía culta y poderosa. Desde los albores, esta clase social ha sido débil, ignorante e incapaz de aspirar a realizar su propia Revolución. Eso explica que el viejo Estado Nacional Independiente paraguayo se haya organizado por la vía democrático-burguesa, a diferencia de otros procesos de independencia latinoamericanos, en los cuales las burguesías locales, comerciales o portuarias, dirigieron los procesos de emancipación. La Dictadura, primero, el Presidencialismo fuerte de los López, y el Conservadurismo autoritario y muy fuerte, duro, de un Alfredo Stroessner, podrían explicarse a través de este prisma. Así, también, el por qué casi nada del liberalismo haya tomado cuerpo en la conciencia popular.  La posición errática, seguidista, de abc, refleja la mentalidad de la plutocracia paraguaya, cuya fortuna, en más del 90%, es de origen espurio, turbio, lo que la hace vulnerable a los embates de fuerzas exógenas. Esto ya era sabido por un estólido   General, de 41 años, en 1953, cuando aseguraba todo esto a sus jóvenes comensales, candidatos a Oficiales de Artillería de Reserva, durante las frugales cenas en la Guarnición de Paraguarí. Ese General, de limitadas entendederas gobernó el país por casi 35 años.[9]

De, hecho muchos de los financistas de la campaña de Lugo han sido hijos de jerarcas stronistas, poseedores de cuantiosos bienes. “Tenemos que apostar al cambio” fue lo expresado por la hija del General Antonio Cáceres, último Ministro de Obras Públicas de Alfredo Stroessner; lo dijo en presencia de su hermano, poderoso estanciero (hacendado) como ella. Numerosos ex jerarcas corruptos, de anteriores gobiernos, apoyaron a Lugo a llegar donde llegó. A todos los traicionó posteriormente. El más patético de todos los espectáculos lo dio, cuando destituyó a Martín Heisecke, poderoso industrial farmacéutico, quien a más de cuantioso dinero, le facilitó el uso de su jet privado, para sus desplazamientos. Lo “rajó” estando en Misión en Alemania, como Ministro de Industria y Comercio, haciendo gestiones con empresarios de ese país. Fueron estos empresarios, enterados de la destitución del Ministro, quienes le comunicaron que ya no podían seguir negociando con él. Heisecke no sabía nada. En la conferencia de prensa que dio, a su retorno en Asunción, lloraba. Los malos tratos y las humillaciones que prodiga, son cuantiosos y han pasado a engrosar el extenso anecdotario político.

Se viene brava la posición de Brasil, ahora. Más de  1 500 “brasiguayos” han retornado a Mato Grosso do Sul, alegando violencia de los movimientos campesinos y de la policía. Gente toda esta con más de treinta años de residencia en Paraguay. Lula ha llamado a Lugo, para este lunes 3 de mayo,  a una Conferencia en Ponta Porá, para tratar la violencia[10] pero el verdadero motivo es la situación de los brasileros que  habitan en Paraguay.

Por de pronto ya deshizo su  promesa, hecha en 2008,  de construir el tendido de la red eléctrica, de Itaipú hasta Villa Hayes, entre otros compromisos rotos.

La bravata del pediatra-canciller Lacognata, “pondremos a Itamaratí de rodillas”,  fue solo eso.

En cuanto a los del “Gran país del Norte”, ellos obviamente se mueven, observan y actúan. Siguen perfectamente esa regla de oro, aplicada por sus antropólogos, etnógrafos, etnólogos y los cientistas sociales que suelen aparecer: “hacerse el estúpido”. Hacen preguntas aparentemente tontas, mientras caminan de manera  inelegante, hablando “mal” el español, pero comprendiendo muy bien el guaraní. De hecho  hablan y entienden demasiado bien ambos idiomas.

 


[1] Ghersi, Diego, “Paraguay, Lugo y una “guerrilla”: Abracadabra, la mano de Estados Unidos”, http://connuestraamerica.blogspot.com/2010/05/paraguay-lugo-y-una-guerrilla.html.

[2] Historiador,  Profesor de la Universidad Nacional de Asunción (UNA)

[3] copiada de la de Argentina

[4] Schinopsis balansae Engl. Quebracho colorado y Schinopsis quebracho-colorado (Schldl.) F. Barkley & T. Meyer. Shinopsis lorentzii (Griseb) Engl.

[5] Astronium balansae Engl, Urunde’y Pichai; Astronium fraxinifolium Schott: Urunde’y pará; Astronium urundeuva (Allemaäo) Engl(A. juglandifolium Griseb): Urundeý mi.

[6] Copernicia alba Morong (C. Australis Becc), Caranday.

[7] tercera parte del sueldo mínimo

[8] se asegura que  U$ 300 0000

[9] El ex Senador Fermín Ramírez, al autor. “Las fortunas cambian de dueño en el Paraguay, cada veinticinco años, porque son de origen ilegítimo”, les aseguraba Stroessner,  a los jóvenes aspirantes a Oficiales. Durante su mandato (1954-1989) se conformaron cuatro andariveles de acumulación  de riquezas: a) los comerciantes, favorecidos por más de veinte  años  de vigencia de la relación U$ Dólar-Guaraní 124-126:1 y mercado tranquilo, b) los favorecidos por el contrabando de Whiskey y cigarrillos, principalmente, c) los ligados al tráfico de estupefacientes y d) los llamados “Barones de Itaipú”, Señores de la Patria contratista quienes –al final-, organizaron su caída. A mediados de los ’90, una joven colega uruguaya se vino a este país para casarse con un profesional paraguayo. El padre de la muchacha, un Contraalmirante, 2° Comandante de la Armada y Jefe de los Servicios de Inteligencia de su país,  según ella misma me lo refirió, le advirtió: “Recuerda que te marchas a un país donde casi todas la fortunas proceden de actividades ilícitas”. M.M., al autor.

[10] el intento de asesinato del Senador liberal Acevedo

Si deseas colaborar con nosotros, lee las indicaciones para publicar