Pacarina del Sur se suma a los actos de recuperación de la memoria de los movimientos de la juventud: el centenario de la Reforma Universitaria (Córdoba, 1918) y el cincuentenario de sus procesos de crítica y resistencia en tiempos de la Guerra Fría en diversos escenarios continentales. 1968 tiene muchos rostros y memorias juveniles por rescatar.

 

Pacarina del Sur se suma a los actos de recuperación de la memoria de los movimientos de la juventud: el centenario de la Reforma Universitaria (Córdoba, 1918) y el cincuentenario de sus procesos de crítica y resistencia en tiempos de la Guerra Fría en diversos escenarios continentales. 1968 tiene muchos rostros y memorias juveniles por rescatar.

 

Pacarina del Sur se suma a los actos de recuperación de la memoria de los movimientos de la juventud: el centenario de la Reforma Universitaria (Córdoba, 1918) y el cincuentenario de sus procesos de crítica y resistencia en tiempos de la Guerra Fría en diversos escenarios continentales. 1968 tiene muchos rostros y memorias juveniles por rescatar.

 
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur

Vargas Llosa, la mentira verdadera

Jorge Coaguila
Lima: Revuelta Editores, 2017, 220 pp.

 

La primera parte del libro es un compendio de comentarios, artículos y entrevistas acerca de las diecinueve novelas de MVLL, desde La ciudad y los perros (1963) hasta Cinco esquinas (2016). En la segunda parte se incluyen comentarios referidos a sus ensayos literarios, memorias, textos periodísticos y obras de teatro. En la Introducción, Coaguila confiesa que comenzó a leer las obras de MVLL cuando estaba en el colegio. Primero fueron los cuentos de Los jefes, luego Los cachorros. “Después siguieron sus clásicos libros. La estructura de sus narraciones, las técnicas que utilizaba y la imagen de un país con graves problemas sociales dejaron en mí una imborrable impresión”. “Seguí con interés su aventura política. Hasta lo fui a ver a la sede del Movimiento Libertad, ubicada en la avenida Javier Prado Oeste, Magdalena del Mar. Admiré la pasión con que emprendió el proyecto de modernizar el país y sentí mucha tristeza por su derrota en las elecciones presidenciales de 1990”. “Años después, en 2005, publiqué una selección de entrevistas que le hicieron diversos periodistas, desde que empezó su carrera de escritor y, en 2010, como si se tratara de un pariente, celebré la obtención del Premio Nobel de Literatura, reconocimiento que permitió un acercamiento mayor a sus libros. Con todo esto, quiero señalar que mi relación con la obra de Vargas Llosa es larga. Lo que pretendo ahora es compartir algunos textos que he escrito en todo este tiempo. Solo espero que ellos transmitan mis sinceras impresiones”. Acerca de Jorge Coaguila, el propio Vargas Llosa ha señalado que “Jorge conoce mi obra al dedillo”.