Testimonio de Miguel Ángel Velasco: los virajes cominternistas y los expulsados

A finales del mes de enero de 1978 realizamos una larga entrevista grabada a Miguel Ángel Velasco, lamentablemente, uno de los cassetes se extravió en alguna de nuestras sucesivas mudanzas, aún así, el fragmento rescatado y que ahora reproducimos gracias a la transcripción realizada por Norma Lorenzana Martínez, sigue siendo valioso. Nos brinda algunas pinceladas de trazos fuertes para comprender la cultura militante de aquellos años y el papel cumplido por Velasco, destacado y polémico dirigente obrero mexicano de filiación comunista.

Nuestro personaje no escatimó palabras y razones para discutir la práctica corriente de las expulsiones partidarias con la que se acostumbraba a zanjar las controversias ideológicas, políticas u de otro orden. Velasco sabe de lo que esto representó porque él mismo las promovió a partir de 1929 y si con los años cambió de postura, se debió posiblemente a que resintió la expulsión de sus más cercanos camaradas de facción y más tarde, la suya propia. Sea como fuere, su testimonio en este punto en particular merece ser resaltado.

Palabras clave: comunismo, expulsiones, corrupción, oportunismo, Liga Antiimperialista

 

Miguel Ángel Velasco (1903-1999) fue más conocido entres sus compañeros y amigos como “el ratón Velasco”, aunque usó otros disfraces durante la vida clandestina que llevó dentro y fuera de México, bajo los  pseudónimos de Marenco y Víctor Barrientos. Fue un militante comunista que realizó sostenida actividad sindical en México, aunque en su etapa juvenil osciló entre las banderas anarquistas y las socialistas al igual que muchos de sus coetáneos. Miguel Ángel, siendo obrero panadero participó en 1921 en la organización y conducción de su sindicato bajo influjo anarquista en la ciudad de Xalapa, para destacar poco después, como dirigente de la Federación estatal de dicho ramo, afiliada a Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM).


Velasco ingresó a las filas de la Federación Juvenil Comunista en 1926 y un año más tarde, a las del Partido Comunista de México, integrándose a su  Comité Central en 1928, hasta su expulsión en 1943.

En 1929 Velasco presidió el Bloque Obrero y Campesino en Xalapa y fue electo secretario de organización del PCM en su fase de mayor radicalismo ultraizquierdista bajo el liderazgo de Hernán Laborde, quienes decretaron la expulsión del líder campesino Úrsulo Galván, del suizo Fritz Bach y del peruano Esteban Pavletich entre otros. En 1931, fue detenido dos veces por su militancia comunista en los medios obreros y sindicales. En 1932 fue deportado a las islas Marías, en compañía de Rosendo Gómez Lorenzo, Germán Rodríguez y José Revueltas.

Velasco dirigió el proceso huelguístico de los jornaleros agrícolas de Nueva Italia y Lombardía, Michoacán entre los años 1932-1933, bajo las banderas de la Confederación Sindical Unitaria de México (CSUM).   Viajó a Montevideo en calidad de delegado mexicano ante el Congreso Antiguerrero y detenido en dicho país, bajo la dictadura de Terra y luego deportado.

Formó parte de la dirección nacional de la Confederación Sindical Unitaria de México (CSUM). En 1937 le disputó a Fidel Velásquez  la secretaría de organización y propaganda del Comité Nacional de la Confederación de Trabajadores de México. Habiendo ganado la votación, renunció a ella por mandato del PCM.  Fue enviado a Venezuela para intervenir en la crisis interna del Partido Comunista de dicho país. Fue detenido y confinado en la isla del Burro y poco después, deportado.

Defendió a Hernán Laborde y a Valentín Campa de lo que consideró una injusta e equívoca expulsión del PCM, con motivo del viraje político cominternista. En 1941, buscó nuevamente el acercamiento del Partido con Laborde y Campa por considerar que su labor fuera había sido revolucionaria, generando otra crisis y más expulsiones bajo la presión del dirigente cubano Blas Roca, que los convirtió en trotskistas y agentes del imperialismo.

La oposición de Velasco a que la dirección del PCM quedase en manos de Blas Roca y sobre todo del  norteamericano Earl Browder, precipitó su expulsión al lado del peruano Genaro Carnero Checa, entre otros, el 11 de octubre de 1943.

En 1947, participó en la constitución del Partido Obrero y Campesino Mexicano (POCM) y de Acción Socialista Unificada. El POCM se fusionó con el Partido Socialista Popular en 1964 y fue expulsado en 1968. En 1971 fundó y dirigió el Movimiento de Acción y Unidad Socialista. En 1988 fue electo miembro honorario del Partido Socialista Unificado de México (PSUM).

 

De Sandino, Farabundo Martí y Prestes

Voy a decir poco en relación A la Liga Antiimperialista de las Américas, su fundación y primeros pasos, yo no estuve en la ciudad de México sino hasta en l929, por lo que el trato con ellos fue posterior, pero se fundó en 1925 ó 1926. A la Liga Antiimperialista de las Américas le fue fácil formarse en México porque en estos años acudieron exiliados de distintos países de América Latina como fueron: Machado, de la Plaza, Julio A. Mella, inclusive los cubanos fundaron aquí en México una agrupación llamada ANERC (Asociación de Nuevos Emigrados Revolucionarios Cubanos).

En el Congreso de Bruselas, no sólo hubo intervención del movimiento antiimperialista  en general. También participaron dirigentes nacionales de sindicatos. Hubo apoyos mutuos. Varios cuadros antiimperialistas estuvieron presentes en el Congreso Constituyente de la Liga Nacional Campesina  cuyo lema fue: ¡Campesinos de América, uníos!: Machado, De la Plaza, Siqueiros, el cubano Junco, Fritz Bach estuvo sólo en una parte del Congreso y formaba parte esté de la Liga Antiimperialista de las Américas. Y de ésta sus principales promotores o dirigentes o activistas, los que fundaron el comité Manos Afuera de Nicaragua, estuvo Machado quien había estado unido con Sandino en Nicaragua. Gustavo Machado trajo a México una bandera en 1928 norteamericana que los sandinistas arrebataron a la infantería de marina autografiada por el propio Sandino, bandera que el compañero diputado Laborde exhibió a la cámara de diputados y en donde se opuso a la venida de México de Mrs. Hoover, electo como presidente en los Estados Unidos.

En lo referente a Nicaragua, el PC tuvo un contacto directo con Sandino y su movimiento e hicieron los dos PC posible, que Nicaragua tuviera apoyo popular. Y esto se hizo sentir en todo el país. Y los mismos que se habían distinguido en la liga antiimperialista de la américas fueron los que destacaron en la lucha en apoyo a Nicaragua.


Aparte del PC en México, también otros círculos de revolucionarios apoyaron a Sandino y hasta Portes Gil vio con simpatía este movimiento, no sólo en forma moral sino material. Y el doctor Pedro José Zepeda que era el representante de Sandino aquí en México ante el comité Manos Fuera de Nicaragua.Se creó una diferencia ya que este comité y en concreto, el PC era opuesto a todo arreglo con el gobierno nicaragüense porque pensaron que éste era aplastar el movimiento y lo corroboraron con la muerte de Sandino. Después para reestablecer las pláticas amistosas vino a México Sócrates Sandino para borrar todo el mal entendido, pero éstos trataron de llegar a un arreglo.

Sandino era un patriota,  quería a su patria libre de toda intervención extranjera. Yo pienso que en la posición del PC había una posición errónea en el sentido de exigir del movimiento de Sandino, propósitos que iban más allá de lo que realmente necesitaban. Y el PC seguramente que influyó para que el movimiento de Sandino fuera más allá.

Farabundo Martí, fue secretario de Sandino y fue excelente compañero, participó con nosotros en muchas actividades. Él pensaba que la lucha armada era la única forma de poner fin a la situación que privaba en el Salvador. El gobierno estaba encabezado por Maximiliano Hernández Martínez. Creo que hubo algunos errores que dieron lugar a que el movimiento campesino de masas tomará proporciones y rumbos ideológicos que eran violentos y que desembocaron en la terrible represión campesina. Más tarde Farabundo fue fusilado, pero su influencia es secundaria, lo principal es que él supo ponerse al frente del campesinado, y trato el problema de que hasta que punto los comunistas cometen errores con el fin de no cometerlos nuevamente en situaciones semejantes. Farabundo organizó en El Salvador manifestaciones pacíficas pero que debido al régimen golpeaba esas manifestaciones, se fueron orientando hacia estallidos más violentos, allí pueden localizarse algunas fallas de dirección. Lo importante es que el descontento  se manifieste y después tome el cauce debido. Y la prueba es que el pueblo se lanzo sin un objetivo limitado. Hubo mucha simpatía para Farabundo Martí inclusive ante la represión brutal campesina del pueblo salvadoreño el PC se solidarizó con el pueblo salvadoreño y contra Maximiliano Martínez. La reacción de México fue de solidaridad y apoyo para los campesinos.


Destacaré de Prestes su participación en la Alianza Nacional Libertadora que encabezó un gran movimiento popular antiimperialista revolucionario en el Brasil. Y es cuando la figura de Prestes se convierte en una esperanza para el Brasil. Se le conoce como el caballero de las barbas y tenía un programa bastante amplio y el movimiento es fue aplastado por Getulio Vargas. Yo conocí a Prestes en Moscú en 1934, después del aplastamiento del movimiento. Fui a visitarlo en la escuela de cuadros jóvenes de la Internacional Juvenil Comunista. Prestes colaboraba impartiendo sus ideas y como traductor de los jóvenes que llegaban de México y de América Latina.

El PC vio con simpatía este movimiento considerándolo como una parte de toda América Latina tendiente a liberar a los pueblos de América de los dominios de Estados Unidos.  Eran varios frentes sindicales, y formaron una confederación, la Alianza Nacional Libertadora. Y ésta fue el primer caso importante de América Latina de un movimiento amplio antiimperialista no sólo de los obreros sino de los campesinos y de otros frentes democráticos. Prestes. por su procedencia social,  era el representante de aquellas fuerzas no proletarias, no campesinas propiamente, deseosas de sacudirse del yugo antiimperialista ,así que el PC no sólo apoyó sino veía la organización de la lucha de otros frentes más amplios, y más tarde en el Congreso de la Internacional Comunista hizo su conversión al frente popular.

 

Clandestinidad, sectarismo y crisis de los comunistas (1929-1934)


Hasta antes de 1929 el PCM había venido esforzándose por basarse en las masas, pero no lo había conseguido totalmente, el propósito había sido la formación de las locales comunistas basando su organización en las células y en los círculos. En 1929 hubo un viraje en cuanto a su línea política impuesta por circunstancias interiores y obedeciendo también a una línea general del movimiento comunista internacional.  En 1929 se hizo un pleno en el que se determinó una línea muy sectaria. La serie de represiones del gobierno llevó a pensar al PC que había pasado para siempre la posibilidad de una alianza de los obreros y de los campesinos con los sectores de la pequeña burguesía. Un bloque de la burguesía se había pasado ya al lado del imperialismo en vez de aliarse con el gobierno para hacer frente ante los golpes militares reaccionarios como los de 1923, 1927 y 1929 (aunque estas alianzas fueran transitorias). Y debido a todo esto es que el PC adoptó una línea sectaria.

La represión ya generalizada a partir de 1929 llevó al PC a actuar clandestinamente. Respondía a la misma necesidad de hacer frente a la represión, y llevó a sus cuadros  supervivientes y en libertad, a la necesidad de organizarse en esta forma. La lucha política sectaria de clase contra clase, de clase contra todos orientó su modo de actuar. Y por eso El Machete podía hacerse clandestinamente y pudo distribuirse durante cuatro años, a pesar de las constantes represiones.


En el estado de Veracruz, por ejemplo, a pesar de que nosotros atacamos al gobierno como en los tiempos de Calles, éstos sin embargo, actuaron con menos severidad  en cuanto a la represión. En Veracruz podíamos hacer manifestaciones de dos o tres mil gentes, sin que la policía interviniera. En Jalapa había detenidos, asesinatos, y no obstante el partido pudo sobrevivir. En La Laguna, en Coahuila, en unas manifestaciones mataron a algunos compañeros e hirieron a muchos otros y entonces el PC no pudo actuar ahí. Tuvo que actuar de manera clandestina y también realizar ciertas formas de trato con sectores del gobierno.

No, las críticas comenzaron a partir de 1934, sobre todo a partir de la candidatura de Cárdenas en el seno del Partido Nacional Revolucionario y Cárdenas empieza a actuar de una manera distinta empezando porque se había declarado que el problema del campo había sido resuelto y Cárdenas declara que existe un impulso para volver atraer en el movimiento oficializando un cauce más democrático, más apegado al proyecto constitucional.

Debido a la posición sectaria del PC,  en sus filas, no se concebía que hubiese fuerzas que podían volver a encauzar las posiciones de la Revolución de 1917. El PC se ponía una máscara de izquierda y lejos de aprovechar las coyunturas, concentraba su ataque contra aquellos que usaban un lenguaje más democrático, porque se pensaba que así nos engañaban mejor. Y así en 1934 empezaron las dudas en relación con esa posición.

Cuando se produjo en 1935 el rompimiento y afloraron las discrepancias dentro del PC con la línea sectaria, éste tuvo que adoptar por mayoría, posiciones que estaban en contraposición con dicha línea, así suscribimos declaraciones que aunque no fueron de apoyo a Cárdenas, establecieron una diferencia. De hecho defendieron la política de Cárdenas, y se tendió a favor de la política de agruparse contra Calles (primer semestre de 1935).


Y el congreso de la Internacional Comunista hasta junio completa el viraje hacia el camino correcto. Este camino ya se había iniciado, y ya cuando la carta de la delegación mexicana redactada por mí, Laborde, y José Revueltas, los tres delegados al VII Congreso de la Internacional Comunista, exponía de modo sistemático la línea que había seguido el PC, desde 1929.

El término fascista se calificaba como el término más apropiado para los reaccionarios  que comulgaban con el capital financiero. Pero aclaremos, no todo el capital financiero es fascista, es imperialista o todo lo que se quiera. Dentro de ellos, hay un Roosevelt  por ejemplo,. En aras del capitalismo de su supervivencia y haciéndoles mejor servicio al imperialismo, esta una línea como la que aplicó para la política exterior e interior. El  régimen de Hitler era un régimen fascista, porque representa a los elementos más reaccionarios. Entonces, el término fascista debe saberse usar apropiadamente, y no usarlo como todavía lo usa el compañero Valentín (Campa), el cual lo usa cuadradamente como si estuviéramos en 1929. Por esa época, usábamos el término fascista incorrectamente, y ese era parte de nuestro lenguaje, era en muchos casos un verdadero exabrupto, también el otro error muy marcado era la política sectaria de la línea oficial,  de la línea comunista de la dirección, que en la práctica se fue corrigiendo con la lucha interna y porque los hechos se van abriendo paso al fin y al cabo.

Bueno, lo que puede decir, es que ese período fue el de darnos un muestrario de los peores excesos sectarios, de las peores que pudimos cometer sin ver la realidad. Rescatamos a los mejores militantes con las mejores cualidades posibles. Bajo esas  condiciones surgió el tipo de militante abnegado, realmente entregado a la causa del proletariado.

 

Arribismo, oportunismo  y corrupción


Bajo las nuevas condiciones el PC tuvo que realizar una serie de tareas y obligaciones sin fijarse en ciertas personas elegidas,  ya no era la necesidad sólo de mantener viva la voz del PC, ya no era la necesidad de por encima de todo llegue a las páginas de El Machete su portavoz, sino que era necesario influir en la vida política de México, influir en las organizaciones importantes del movimiento obrero y campesino. A partir de entonces, al ingresar al PC, a diferencia de lo que ocurría antes, de que la gente ingresara con propósitos arribistas, con el propósito de ascender por ejemplo al sindicato de maestros y lograr posiciones importantes, o estar en la cabecera municipal de algún lugar, había que asumir otra conducta. Pero este proceso en el PC fue inevitable por no haberle dado la importancia debida a las primeras manifestaciones del arribismo, y eso se debe a la junta de todo el Partido.

La línea política del Partido fue una línea que invitaba a una participación importante en el movimiento sindical y campesino, y a medida que tenía fuerza, tenía el papel decisivo en la elección de dirigentes. Pero, resulta que el país no cambió, si cambió desde el punto de vista político, pero no cambió desde el punto de vista de la corrupción eso no cambió- Los comunistas que llegaron a ser parte de estos aparatos por muchas razones no pueden ser elementos que cambien esos hábitos, esas costumbres arraigadas en los movimientos sindicales, especialmente en el sindicato de maestros, sino que son ganados o envueltos y enviciados.

El PC inició el proceso de hacer una serie de depuraciones, pero esto se puede decir hoy, pero en ese entonces no se le podía exigir al Partido eso no habiendo apoyo, la verdad es ésa. Las mayorías en los movimientos son organizaciones, y solamente con los años maduran, pero a veces pasan muchos años y no llegan a madurar desde el punto de vista político general.

Pues yo creo que este período se debe considerar como un período  de afluencia de militantes al PC con hábitos extraños al comunismo, frente a los que no hubo suficiente vigilancia y sí muchas irresponsabilidades y es necesario verlo así  y esto es completamente lógico. El PC no tenía la fuerza tampoco para cambiar los hábitos que tenían en los movimientos sindicales campesinos, pero iban a ser los comunistas los que iban a cambiar las cosas. Como decía Lenin, no en una noche se van a cambiar las cosas, no solamente desde el punto de vista económico sino desde el punto de vista de los hábitos.  Muchos obreros no tienen conciencia  de clase porque han sido ganados por una ideología burguesa, es la enorme tarea no cumplida y que no ha sido tomada en serio de cambiar los hábitos de la clase obrera, de cambiar la conciencia  de clase, es decir, que los obreros tengan conciencia de la misión que la historia misma les impone.

En el fondo se trata del mismo problema, es decir del problema de la misma sociedad, como decía un escritor del siglo pasado, el conflicto sindical se corrompió en el período de los veinte y se corrompió principalmente por falta de una Dirección con plena filosofía. En el instante en que los sindicatos quisieron hacer política, empezaron a cometer errores, salir del anarco sindicalismo para hacer política, pero qué política. La CROM se desbarata, se deshace por hacer otras organizaciones dizque rojas como otras pero con el mismo proceso de corrupción.

El error está en creer que con formar una organización aparte nos vamos a contener de estar en la corrupción. Y no nos damos cuenta que nos sectorizamos o que también algunas de sus partes sufren el mismo proceso. El hecho de luchar por aumentos salariales, democracia sindical, etc. no debe hacernos olvidar que hay que sobre todo luchar por el destacamento de la clase obrera, para que la clase obrera no se pervierta y tome conciencia de su clase. Hay una posición de oportunismo donde hay una huelga, o sea que no se debe usar la huelga para ser oportunismo eso es ser tradeuniomista, de ayer y de ahora, y así no tenemos que explicarnos cada una de las fases.

También, no fuimos lo suficientemente fuertes ni claros, ni logramos un verdadero arraigo en la masa, en la clase obrera. Si por ejemplo, no hubiésemos retirado nuestra  candidatura en la CTM hubiera sido de otra manera, este proceso se hubiera reformado, liberado del aparato gubernamental y su dominio del aparato sindical, y ese dominio se basa fundamentalmente en que la clase obrera predomina el tradeunionismo. Sobre esta base descansa el poder gubernamental. Aquí en México, la clase obrera es muy ajena a los problemas políticos del país por una vía Socialista, esa es la verdad, entonces la CTM iba a acabar, porque en el fondo los comunistas hemos actuado más como tradeunionistas que como comunistas, hemos dedicado poco tiempo a la tarea de trabajar para el socialismo, no a toda la clase obrera, pero si a una parte. La conclusión de que solamente la clase obrera debe jugar su papel, de liberar a la sociedad entera de una situación económica, política, etc... Eso es, a grosso modo, se pueden decir los errores, las fallas, pero no se pueden decir de otra manera ya que en el Congreso de la CTM de la clase obrera ya estaba fuera de esta línea.

 

El Congreso extraordinario (1940): las expulsiones, maquillaje de la superficie

Quizás no llegaré a hacer un balance.  Los errores del PC, no sólo no se corrigen, sino que se agravan, y se agravan porque el error del Congreso extraordinario fue atribuir los males del Partido a tales o cuales personas las cuales salieron expulsadas. Se pensaba que sin ellos las cosas marcharían bien. El error del Congreso extraordinario es precisamente no haber mantenido a Campa y a Laborde dentro del Partido. Eran personas que habían  vivido en el partido, hubieran ayudado a realizar una retrospección para tratar de hallar dónde estaba el error y tratar de buscar un cauce correcto. En cambio las expulsiones dan cabida al razonamiento erróneo de que si quitamos todas las manzanas podridas del canasto se salvan las demás, pero no es así, ocultan las mismas causas que llevaron al PC a dar esos bandazos  de línea política. [1]


Entonces durante ese período de expulsión, primero de Laborde y otros, luego de Campa, etc., etc., no muestran más que la persistencia de esa idea, “todos” vamos por buen camino cuando logremos echar del Partido a todos los elementos ajenos al comunismo. Y resulta que en 1940 no echamos a todos los malos, quedaron algunos, en 43 no acabamos de echar a todos los malos, quedaron algunos, y en 48 lo mismo y resulta que ahí esta la búsqueda por buscar a los comunistas auténticos constantemente, y ahí esta el peor error del PC. En lugar de aprender todos los días, y no de estar echando a los que se consideran malos elementos, sino simplemente estar luchando seriamente y con bastante responsabilidad, y es así como el PC empezó a ser algo así como un ser sin historia, todo lo pasado fue malo, borrón y cuenta nueva, hasta ahora hemos andando en las tinieblas, la vida comienza con nosotros, no considerar por ejemplo que Diego dejó algo, aprovechando sus errores y sus faltas, no, (rechazando) o sea que no hemos encontrado quiénes son los buenos.

Había eso si, esto trae el ocultamiento de un hecho: cuando un Partido comunista no logra ahondar en el conocimiento en que actúa, ni logra usar correctamente con lo que actúa, no puede evitar que surjan afuera del Partido, personas con una ideología marxista, es el caso de Lombardo y yo, por ejemplo. Lombardo venía en esa época no a sustituir al PC, porque si bien Lombardo logró contribuir en sus aspectos fundamentales, generales y teóricos al marxismo, por el otro lado, no aportó nada en la práctica.  Lombardo hubiera sido otro en las condiciones de un Partido comunista a la manera como lo fueron muchos camaradas en el Partido de Francia. El PCM   necesitaba de gente, no sólo con conocimiento del marxismo leninismo sino también con una práctica. El PC lograría una combinación acertada, contando con gente especializada e intelectualmente preparada pero destacando principalmente el papel de la clase obrera, pero también dando a la clase obrera la política correcta.  Todo esto pasaba con Lombardo quien deslumbraba por la gran facilidad de palabra, la cultura y otras muchas cualidades, y nosotros simplemente por intuición pensábamos que lo principal no era el saber ni el principio de la cultura sino que lo principal era la militancia, la decisión, la práctica, etc. Y aunque lo han declarado lombardistas y antilombardistas esto mismo, en el fondo esto es lo que hay, al surgir una personalidad muy capaz, etc., etc...

Y así pasa con la incomprensión de estas personas que destacan en no solamente en el estudio del marxismo leninismo sino también en el conocimiento de México. Entonces se crea en el seno del PC una crisis. Éste no sabe resolver este problema acertadamente nunca, y va desde la actitud acrítica como pasó con Lombardo hasta encerrarse en su concha para no ser criticado y además, contaminado por el oportunismo, todo eso  refleja  esa inmadurez a la que me he referido. Y el PC después de la expulsión de Campa, etc., va perdiendo puntos de apoyo en el movimiento sindical. Y a pesar de ello se llega a jugar un papel importante en las movilizaciones de masas cuando la devaluación del peso, en la época de Ruiz Cortines, dónde fuimos un puntal importante en la cámara de la industria (algunos sectores). Sigue pesando en todo ese partido la vieja idea, no es posible lograr la unidad en torno a eso.

Yo no hablo de influencia de masas sino de influencia política, lo que tenemos son  mayores contactos, mayor participación en las luchas económicas.

Nosotros estábamos más ligados a la clase obrera, pero para mí hay una diferencia, no es lo mismo estar participando con la masa, y otra cos esa decir que el PC esta participando a través de esas luchas económicas ganar elementos para un proyecto, un objetivo, una estrategia claramente establecida. ¿Cuántas veces el obrero lucha por un aumento salarial y su enemigo es el patrón?  Y toda la complejidad de las relaciones sociales, todo el problema de las distintas clases entre sí,  como decía Lenin cuando se refería al Estado, y todo esto esta fuera del enfoque, del análisis, inclusive de la verdadera correlación de las fuerza sociales.

Lo que sí puedo decir es que la influencia obrera al seno del PC ha sido una debilidad constante, inclusive la insurgencia obrera también y así es muy difícil que se entiendan, es más fácil que Fidel Velázquez llegue a hacer una alianza con los  de la CROC, con éstos o con los otros, que los agrupamientos de los Arenas, Castillejos, etc., etc. Ortega Arenas vive de eso, los sindicatos obreros están agrupados alrededor de él, no guardan entre sí una relación de clase sino todos viven alrededor del asesor, sus prácticas son exactamente igual a las de la CTM, la misma falta de democracia, el mismo tradeunionismo, ni un centímetro más allá por la lucha del Socialismo, nada más, y eso es un retroceso para el movimiento y cada pequeño agrupamiento político quiere tener su base de maniobra, su sindicato.

A través de Campa nosotros tuvimos alguna participación entre la clase obrera y en otras agrupaciones, pero no en el sentido de cambiar las tácticas de una manera profunda sino simplemente de orientar la lucha contra Fidel Velázquez, bajo los lineamientos de la vieja idea de hacer sindicatos al margen de la corrupción, o sea ir formando la nueva sociedad en el seno de la otra, aunque ya sólo quedasen los cascarones y los capitalistas dirían bueno y ahora qué hacemos ya solo quedarnos con esto y lo otro, así igual, cuando abramos los ojos ya todos los obreros estarán en sindicatos independientes.


Este es un error que no es solamente de los elementos comunistas, es una práctica nociva de la que se aprovechan muchos francotiradores que no están comprometidos con alguna organización política sino que usan sus conocimientos y sus mañas en estas relaciones obrero-patronales para convertirse en los consultores de 127 sindicatos que giran alrededor de ellos. Y estos miembros de estos sindicatos ven al asesor, como el hombre providencial que les ha sabido conducir su lucha, que les ha dado a conocer el contrato colectivo del trabajo, etc., etc. Y el asesor les cobra bastante bien y además les impone su dirección de una manera que no ha frenado.

O sea que lo que hay que hacer es como dice Lenin, hay que trabajar entre la clase obrera pero sin tomar su dirección. Claro, o sea que trabajar en el movimiento sindical no significa forzosamente trabajar en el sindicato, los italianos lo mostraron cuando Mussolini n el centro de trabajo, promovió que un obrero se acerque a otro compañero aunque no sea en el sindicato.

 

Las huellas de la Internacional Comunista

Bueno el balance para mi es positivo, gracias a la Internacional Comunista se proyectaba a escala nacional muchas de las enseñanzas más completas de la lucha de México. La IC aportaba una serie de ideas acerca del marxismo así como la solución teórica de una serie de tareas. Pero, la Internacional Comunista no se escapa a la tendencia de querer dirigir hasta en los detalles, la actividad de cada uno de los partidos comunistas y como en contrapartida en los PC por su fe en que la Internacional Comunista representaba la solución de todos los problemas complejos políticos, dejaron de pensar más en las realidades de sus propios países y retomaban cada directiva, cada palabra de la Internacional Comunista, un esfuerzo de adaptación de las ideas generales a las condiciones concretas del país. Se pretendía aplicar las directivas en condiciones completamente adversas, se llegó hasta el punto de adoptar una especie de lenguaje que solamente los comunistas entendían (siglas etc.).

Los errores no hay que atribuírselos a la Internacional Comunista, sino a los Partidos comunistas. Porque nadie tiene el derecho de dejar de pensar, de formar sus propios criterios, ésta fue una tendencia propia  de los partidos comunistas, a esperar las soluciones de los problemas de la IC, ésa fue nuestra culpa, de ahí que la tendencia a desbaratar la IC estuvo basada en la idea de que los PC fueron independientes y decidieron por si mismos.

Si era correcto que se tomaran las experiencias de la IC pero hasta ahí. Otra cosa era que algunos  personajes, no la IC porque es mucho decir.  Las personas que no se dieron  cuenta de que sus sugerencias, etc., por el sólo hecho de ser representantes de la IC eran  vulnerables, por ejemplo, si una persona de Argentina influyendo con su línea política expulsará a tal o cual persona del PC de otro país. Así sucedió con los casos de Campa y de Laborde, como si el comunista de Argentina pudiera conocer las condiciones de México, en primer lugar se debe de entender que la realidad de México era específica, que no era la realidad de Argentina o del Perú, etc., y que cada país debe tener respuestas propias a los problemas. Nunca se debió haber expulsado a estos elementos del PC, porque eran los elementos que tenían la experiencia, para que aprendan a corregirse como lo mandaba la resolución del VII Congreso en relación a esta línea. Esto no fue demagógico. Esa era una manera de sacar conclusiones y hagamos un examen que nos ayudará a ser y mejorar. Y así nosotros podremos reflexionar.

Más que balance debe decirse que la IC fue una necesidad histórica, además cumplió lo fines para los que fue trazada porque logró hacer que el movimiento comunista se moviera en el mundo entero con una fuerza que obedecía a una causa que iba más allá de las fronteras. Ahora que haya tenido defectos, qué obra humana no tiene defectos, pero de cualquier modo el balance de la IC fue positivo, porque cumplió su papel en un momento indispensable.

No creo que el PC de Rusia pudiera escapar de los procesos llenos de errores y desviaciones. Los rusos construyeron el primer estado socialista y Stalin fue uno de sus artífices después de Lenin. Pero Stalin no estaba construyendo el socialismo en base a planos hechos por un arquitecto, sino lo que tuvo que hacer lo hizo en ese país de atraso y en las condiciones de cerco capitalista. En esa situación se produjeron deformaciones en la vida interna de la Unión Soviética que se reflejaron en la relación externa, absolutamente. Pero esos son procesos inevitables, pero que es lo esencial en la Unión Soviética, es que es un hecho negativo, es un aborto de la historia o por el contrario, la Unión Soviética con todos los defectos que se quisieran señalar, constituye un paso en el camino de la historia más allá del capitalismo, y un paso que apunta hacia donde va a marchar la humanidad la cual seguramente va a hacer las cosas mejor. Yo creo que Stalin cumplió un papel fundamental en la defensa de la idea que la Unión Soviética tenía que triunfar. La seguridad de la Unión Soviética dependía de que el ejército soviético rojo  invadiese a toda Europa, porque solo así la Unión Soviética sería un Estado fuerte. Tarde o temprano se presentaría la amenaza de la intervención, entonces no era posible fincar la seguridad de la Unión Soviética en la reacción simultánea o llevada a cabo por las bayonetas del ejército rojo de la Unión Soviética; eso no llegaría a durar. Una Revolución no es duradera sino es el producto del propio proceso del desarrollo de cada país, una revolución que en realidad se realizó no porque llegaron los salvadores de otro país, y en ese sentido Stalin tenía la razón y en eso consistió su mérito. De hacerle frente no solamente a los primeros actos de intervención de las potencias extranjeras, sino frente a los nazis en la segunda guerra mundial, ese es el gran mérito de Stalin. Haber hecho de la Unión Soviética una fortaleza inexpugnable y un punto de apoyo para la lucha de todos los pueblos que tienen que luchar con sus propias fuerzas pero al fin y al cabo ante enemigos tan poderosos como las fuerzas extranjeras. Ahora las hubo y las hay deformaciones burocráticas en todas sus ideas.

Los trotskistas hablan del sectarismo de Stalin y los comparan con Hitler, bueno pero esas ideas ni siquiera son de de ellos. Las ideas de enfrentar totalitarismos y democracias y hay dos totalitarismos, uno negro y otro rojo, pero son igualmente malos, contra ellos la democracia. El Movimiento Comunista debe lograr que la democracia llegue a expresarse con otro contenido, son procesos distintos pero de cualquier modo, la idea de oponer totalitarismos a democracias es mancillar los derechos humanos, etc. No podemos dejarnos ir con la finta, Stalin hizo muchas cosas entre ellas… (se suspendió la grabación).

 


Notas:

[1] El parecer de Jorge Alonso, un estudioso de la crisis de los comunistas, da la razón a Velasco cuando afirma en su obra que: “Las expulsiones fueron un foco de problemas para el PC; en lugar de resolver situaciones conflictivas las multiplicaban. Así el trato que no pocos comunistas tenían con los expulsados era calificado de conducta liberal. Otra esperanza levanta en el Congreso Extraordinario tampoco se cumplía: las expulsiones no habían logrado homogeneizar la dirección, por lo que se había recurrido a similar medicina; pero las eliminaciones de varios cuadros, tanto del Buró Político como del mismo partido no resolvían la crisis.“ pp.52-53.

 

Bibliografía:

Alonso, Jorge, En busca de la convergencia el Partido Obrero Campesino mexicano, México: Ciesas ediciones de la Casa Chata 33, 1990.

Jeifets, Lazar et al, La Internacional Comunista y América Latina, 1919-1943. Diccionario Biográfico, Moscú: Instituto de Latinoamérica de la Academia de las Ciencias de Rusia, 2004.

Velasco, Miguel Ángel, Del magonismo a la fundación de la CTM: apuntes de un militante del movimiento obrero, México: Ediciones de Cultura Popular, 1990.

__________, La lucha contra el trotskismo en los años 30, México: Acere, 1980.

__________, El Partido Comunista durante el período de Cárdenas, México: CELA, 1974.

PCM, Resoluciones del Pleno del Comité Central sobre la crisis interna del partido, 11 de Octubre de 1943, Archivo del CEMOS (Fondo: Carlos Sánchez Cárdenas).

 

 

[div2 class="highlight1"]Cómo citar este artículo:

TÍSOC LINDLEY, Hilda y Napoleón Conde Gaxiola, (2012) “Testimonio de Miguel Ángel Velasco: los virajes cominternistas y los expulsados”, Pacarina del Sur [En línea], año 3, núm. 10, enero-marzo, 2012. ISSN: 2007-2309.

Consultado el Martes, 16 de Julio de 2024.
. Disponible en Internet: www.pacarinadelsur.comindex.php?option=com_content&view=article&id=406&catid=5[/div2]